Benjamín Netanyahu, con los analistas, dice un analista.

“Es una campaña política, porque el mensaje es interno, el mensaje es para la tranquilidad interna”, así lo ha afirmado este domingo el analista en temas internacionales Aleksander Nagi, al referirse a las últimas amenazas bélicas de Netanyahu contra Siria tras el anuncio sobre el repliegue de fuerzas estadounidenses del país árabe.

En un análisis elaborado desde Bogotá (capital colombiana), para el noticiero de HispanTV, Nagi insiste en que la postura agresiva de Netanyahu es para tapar un poco sus fracasos recientes ante los palestinos en la Franja de Gaza y la pérdida de aliados en el gabinete.

“Estamos hablando de un primer ministro con muchísimos problemas internos, uno de ellos, la corrupción de él y su señora, las operaciones palestinas que cambiaron de calidad (…) tenemos a los chalecos amarillos que ya están en las calles, también se les pegó la enfermedad de Francia. Tenemos los túneles del sur de El Líbano, explotaron un túnel, supuestamente un túnel que viene desde el territorio libanés pero el fuego y la explosión solamente quedó en el territorio ocupado”, enumera.

Según el comentarista, todo es “simplemente una propaganda para tranquilizar a los israelíes”, en momentos en que la “capacidad militar se está perdiendo y la preocupación se está aumentando para los mismos colonos”.

«No veo una capacidad militar que le permita atacar a Siria, porque los rusos todavía no han solucionado el problema de los 12 ingenieros que murieron en la caída del avión y eso está pesando en la zona», explica.

Por ende, el analista vuelve a recalcar que “los gritos de Netanyahu no van muy lejos”, ya que se trata de “perdiendo”. «.

 

Fuente