El presidente de Bolivia, Evo Morales, aseguró que el apoyo del pueblo le da energía para derrotar la campaña de mentiras de Estados Unidos y sus aliados nacionales en el contexto de las elecciones generales de 2019.

‘Muy sorprendidos y agradecidos con nuestr@s herman@s de municipios de la región andina de #Cochabamba por la multitudinaria proclamación de nuestro binomio. El apoyo digno del pueblo nos da energía para derrotar de nuevo la campaña de mentiras de #EEUU y sus operadores serviles’, afirmó en su cuenta en Twitter el estadista.

Morales asistió este domingo a un acto político que se desarrolló en Pongo K’asa, departamento de Cochabamba, en el que la Coordinadora Indígena Originaria Campesina de esa región andina lo proclamó candidato, junto al vicepresidente Álvaro García Linera.

‘Los candidatos de la derecha nunca ganaron una elección -comentó en otro tuit-, negociaban el voto en megacoaliciones y formaban gobierno para repartirse ministerios. Dicen que #Bolivia los apoya, pero no quieren competir con Evo-Álvaro. Saben que vamos a ganar por goleada, por eso se inventan mentiras’.

Explicó que mientras su Gobierno trabaja, la derecha solo piensa en cómo mentir para destruir, luego de haber saqueado los recursos naturales y los fondos estatales.

Morales agregó en otro mensaje que la oposición neoliberal pretende eliminar las rentas y bonos que benefician a los sectores más desfavorecidos de la sociedad, y como saben que perderán en las urnas tratan de inhabilitar al binomio del Movimiento al Socialismo (MAS) integrado por él y García Lineras.

Sin embargo, observó que el pueblo ya se ha dado cuenta.

El calendario electoral de 2019 prevé que el 27 de enero se realicen por primera vez en la historia del país las elecciones primarias, orientadas según las autoridades bolivianas a afianzar la democracia en el país.

Los comicios generales en que resultarán electos el presidente y el vicetitular del Estado plurinacional tendrán lugar en octubre.

Según el Tribunal Supremo Electoral, son ocho los binomios habilitados para esas justas, entre los que resalta el del MAS, fuerza política con mayor respaldo popular aquilatado por un proceso de cambios que transformó a Bolivia en los últimos 13 años en una de las naciones con mayor crecimiento económico de la región.

El producto interno bruto de Bolivia era de nueve mil 574 millones de dólares en 2005, y este año cerrará en más de 40 mil millones de esa moneda, mientras que la tasa de crecimiento económico del Estado plurinacional será del 4,7 por ciento, uno de los más altos del continente, según organismos internacionales.

Tales indicadores convierten al binomio Morales-García Lineras en el favorito de acuerdo con todas las encuestas, y por tal motivo Estados Unidos y sus aliados nacionales promueven una estrategia de desestabilización interna combinada con una campaña de desprestigio mediático internacional con el objetivo de impedir que los representantes del MAS compitan en los comicios generales.

Fuente