“Lo más reseñable es el cambio de tono respecto a la cuestión territorial. El jefe de Estado abandona el discurso del 3 de octubre y habla de convivencia y respeto a la diversidad. Reconoce así implícitamente que se equivocó asumiendo las tesis de la derecha sobre Cataluña”, ha subrayado este martes Iglesias a través de su cuenta en Twitter.

Según el líder del partido español Podemos, el rey de España, Felipe VI, quiere empatizar con los más castigados y reconocer sus errores, mientras que el problema es que la institución monárquica pertenece a otro siglo y es incapaz de responder a la necesidades democráticas de España, como la justicia social y el fin de la corrupción.

Las declaraciones del monarca español también ha sido blanco de los reproches del presidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra, quién le ha advertido esta misma jornada al rey que “en Cataluña no hay un problema de convivencia”, sino “un problema de democracia y de justicia”.

Torra ha aludido a los “grandes consensos” que, a su juicio, vertebran ahora mismo la sociedad catalana. El presidente de la Generalitat ha dicho que la gran mayoría de los catalanes son “republicanos” y “la institución monárquica ya no la consideran propia”.

Para Torra, hay un consenso generalizado en Cataluña “en contra de la represión”, por lo que la sociedad catalana “no tolerará” una nueva aplicación del artículo 155 de la Constitución española ni que se siga “judicializando la política catalana”.

Por su parte, el presidente del Partido Demócrata Europeo Catalán (PDeCAT), David Bonvehí, ha opinado que el discurso de Navidad de Felipe VI estaba “vacío de contenido” y no dio “respuestas a las demandas de Cataluña”.

Estas afirmaciones de los líderes de algunas formaciones políticas españolas se producen bajo un marco de tensiones entre la Generalitat catalana y el Gobierno central español, al que Felipe VI apoyó cuando, tras la suspensión del referéndum de Cataluña, aplicó una política de represión contra los independentistas.

Fuente

 

Etiquetas: ;