La policía india se vio obligada a intervenir cuando una multitud masiva de peregrinos hombres intentaron impedir que dos mujeres en edad de menstruar llegaran a uno de los lugares más sagrados del hinduismo, en contra de la tradición.

Dos peregrinas de más de 40 años se enfrentaron a una horda de hombres hostiles el lunes mientras intentaban hacer el viaje al santuario de Sabarimala. Insultados y acosados en el camino, los manifestantes hicieron todo lo posible para evitar que las mujeres ingresaran al templo de la colina en el estado de Kerala, sur.

El camino que conduce al templo fue finalmente bloqueado por una multitud de peregrinos a solo un kilómetro de distancia del destino final de las mujeres. Temiendo consecuencias impredecibles, la policía se vio obligada a intervenir. Haciendo retroceder a la multitud enojada, las fuerzas de seguridad usaron sus escudos para acompañar a las mujeres a la seguridad.

El domingo, un grupo grande de devotos varones obligó a un grupo de 11 mujeres a dar marcha atrás.

A fines de septiembre, la Corte Suprema de la India anuló la prohibición de que mujeres de entre 10 y 50 años ingresaran al templo para Ayyappa, el dios del crecimiento. Desde entonces, el sitio se ha convertido en un campo de batalla para los tradicionalistas y las activistas de los derechos de las mujeres. Las mujeres han intentado entrar al santuario en numerosas ocasiones desde que se levantó la prohibición, pero se encontraron con grandes multitudes que les impidieron llegar al templo.

Se considera que el dios Ayyappa es célibe, por lo que a las mujeres en edad de menstruar se les prohibió ingresar a su templo, ya que los tradicionalistas las consideran impuras y una tentación.

Fuente