La policía y los manifestantes se enfrentaron en la ciudad brasileña de Sao Paulo durante una protesta contra los planes del presidente electo Jair Bolsonaro para revisar el sistema de pensiones en el país latinoamericano.

La violencia estalló el miércoles cuando los manifestantes intentaron asaltar el edificio del Senado en la principal ciudad brasileña al destruir su puerta. La policía entonces disparó balas de goma para dispersar a la multitud enojada.

El Ayuntamiento había aprobado anteriormente la reforma de las pensiones dirigida a los empleados municipales, con 33 votos a favor y 17 en contra.

La legislación está programada para aumentar la edad mínima de jubilación en dos años, lo que significa que los hombres se jubilarían después de 37 años de contribución y las mujeres después de los 32 años.

El conjunto de reformas de pensiones de Bolsonaro elevará la tasa de contribución de los funcionarios públicos del 11% al 14%.

El mes pasado, el presidente electo de extrema derecha dijo que le gustaría que se aprobara el proyecto de ley de reforma de las pensiones a fines de este año para que sea más fácil lidiar con un enorme déficit federal después de que asuma el cargo el 1 de enero.

Los analistas sostienen que los recortes al sistema de seguridad social de Brasil se consideran esenciales para controlar el déficit y recuperar la calificación de grado de inversión de Brasil.

Bolsonaro ganó las elecciones en octubre con un compromiso de campaña para combatir la corrupción y el soborno en el país más grande de América Latina.

El actual presidente, Michel Temer, dejará el cargo a fines de año como una figura profundamente impopular en un país con 13 millones de desempleados, una deuda pública creciente, inflación y violencia.

Fuente