Más de 10.000 policías bolivianos se han desplegado el jueves en todo el territorio nacional para fortalecer la seguridad de los ciudadanos durante las celebraciones de fin de año.

El Comandante de la Policía, Rómulo Delgado, explicó a la prensa que los policías continuarán con mayor intensidad las tareas preventivas y operativas.

Estas operaciones se llevarán a cabo, por ejemplo, en las instalaciones donde se consume alcohol para detectar a las personas involucradas o que amenazan con cometer robos y otros delitos.

Además, las vías públicas estarán más controladas para prevenir accidentes y detener a los conductores bajo la influencia del alcohol.

Las unidades operativas de la policía también continuarán patrullando y controlando las instituciones bancarias y financieras para evitar agresiones a los ciudadanos que realizan transacciones.

Por otro lado, se analizarán las placas de los vehículos y la actitud de personas sospechosas a través de cámaras de video vigilancia instaladas en diferentes lugares.

Según informes policiales, los días 24 y 25 de diciembre se recibieron 238 denuncias por diversos delitos, la mayoría de los cuales fueron actos relacionados con violencia intrafamiliar y cuyas víctimas fueron mujeres.

Fuente