La masacre de Gaza, así es como los países del mundo denominaron al conflicto de la Franja de Gaza, que hoy cumple 10 años. Esta guerra, que denominaron “Operación Plomo Fundido”, fue una ofensiva militar, desde aire, tierra y mar, precedida de una campaña de bombardeo aéreo sobre la Franja de Gaza, que inició el 27 de diciembre de 2008 y finalizó el 18 de enero de 2009. Según régimen israelí, su objetivo era destruir la infraestructura del Movimiento de Resistencia Islámica de Palestina (HAMAS), al que acusaban de terrorista.

Este conflicto provocó varias bajas en el ejército israelí, once civiles y tres soldados, cifra incomparable al elevado número de mártires palestinos. Según el Centro Palestino para los Derechos Humanos, de los 1434 palestinos fallecidos durante el conflicto, 960 eran civiles y 288 de ellos menores de 18 años.

Tras el comienzo de la guerra, la comunidad internacional reaccionó de diversas formas ante los ataques del régimen israelí. La mayor parte de países y organizaciones denunciaron las víctimas provocadas por Israel, sin embargo algunas naciones como Estados Unidos y Alemania responsabilizaron de la ofensiva a HAMAS.

 

Fuente