El presidente Al-Asad y su esposa, Asma, visitaron la ciudad de Al-Sawda, en la provincia de Tartus (oeste), y se congregaron con la gente en la iglesia local.

Anualmente, el mandatario sirio visita una iglesia o dos durante los festejos de Navidad, normalmente en Damasco o Alepo, pero esta año ha sido diferente.

Se estima que entre el 6 % y el 10 % de la población siria es de confesión cristiana.

 

 

Fuente