Congregados frente al Parlamento, los manifestantes han denunciado que el presupuesto de 2019 causaría recesión. El exprimer ministro Paolo Gentiloni se ha sumado a las protestas.

El presupuesto, que ha sido aprobado en el Senado, incluye las modificaciones acordadas con la Comisión Europea (CE). La CE llegó a un acuerdo con Italia sobre su presupuesto para 2019 tras meses de disputas, evitando medidas disciplinarias contra Roma.

El presupuesto ahora debe ser aprobado en el Parlamento antes del 31 de diciembre para que entre en vigor a partir del inicio del nuevo año, con el fin de impedir el debate y las modificaciones al texto, así como acortar el procedimiento.

Fuente