Este sábado 29 de diciembre miles de personas salieron a las calles de Belgrado en una marcha pacífica por el centro de la capital serbia contra el presidente del país, Aleksandar Vucic, y el Partido Progresista Serbio, que está en el poder.

Miles de personas corearon «ladrones de Vucic» mientras marchaban pacíficamente por el centro de la ciudad en la cuarta protesta de este tipo en tantas semanas. Exigieron las libertades de los medios de comunicación, el fin de los ataques contra periodistas y políticos de la oposición.

Los partidarios de la Alianza por Serbia, un grupo opositor de 30 partidos y organizaciones, dicen que Vucic es un autócrata y su partido es corrupto, algo que sus líderes niegan con vehemencia.

En una entrevista con el estudio gubernamental TV B durante la protesta, Vucic dijo que estaba listo para discutir las demandas de la oposición.

«Estoy listo para ver qué causa la disidencia de la gente», dijo, luego de ser abucheado por un grupo de manifestantes cuando ingresó al edificio de la estación de televisión.

Vucic sugirió anteriormente que estaba dispuesto a probar la popularidad de su partido en una votación rápida, aunque Vuk Jeremic, un ex ministro de Relaciones Exteriores y el jefe del pequeño Partido Popular, parte de la alianza, dijo que la oposición boicotearía cualquier elección.

«No habrá elecciones legítimas en Serbia con la participación de la oposición hasta después de que se creen las condiciones normales para la elección y la vida», dijo Jeremic.

Según una encuesta realizada por el organismo de control de elecciones CESID con sede en Belgrado en octubre, el SNS de Vucic cuenta con el respaldo del 53.3 por ciento del electorado, mientras que otros partidos se están quedando muy atrás.

Si la oposición se presentara como una alianza, en lugar de partidos individuales, podrían contar con alrededor del 15 por ciento de los votos. Su participación conjunta en una votación aún no se ha acordado y hasta el momento solo están unidos en su animosidad a Vucic y su partido.

La coalición gobernante liderada por el SNS tiene una cómoda mayoría de 160 diputados en el parlamento de 250 escaños. Las próximas elecciones nacionales están previstas para 2020.

Las principales protestas de la oposición han sido relativamente raras en Serbia desde el malestar popular que derrocó al ex hombre fuerte Slobodan Milosevic en 2000.

La mayoría de los actuales líderes de la oposición sirvieron en sucesivas coaliciones pro-occidentales que lideraron Serbia entre 2000 y 2012 cuando SNS formó una coalición con los socialistas de Milosevic y llegó al poder.

Fuente