Los terroristas del YPG/PKK no pueden ser aliados de EEUU, afirmó el portavoz de la presidencia turca, Ibrahim Kalin, luego de que el senador estadounidense, Lindsey Graham, los llamara “aliados kurdos”.

“Querido @LindseyGrahamSC, usted sabe y ha expresado públicamente más que nadie el vínculo directo entre los terroristas del PKK y sus ramas sirias, el PYD y YPG”, dijo Kalin en su cuenta de Twitter.

Agregó: “Los terroristas no pueden ser sus aliados. Al igual que ISIS [Daesh] no representan a los musulmanes, el PKK no representa a los kurdos en Siria ni en ningún otro lado.

Graham escribió en su cuenta de twitter: “Aprendí mucho del presidente @realDonaldTrump sobre nuestros esfuerzos en Siria”.

“El presidente va a asegurar que cualquier retirada de siria sea hecha de manera que se asegure la destrucción permanente de Daesh, que Irán no llene el vacío, y que nuestros aliados kurdos sean protegidos”.

El PKK es una organización terrorista separatista, fundada en 1980 por el politólogo turco, Abdullah Ocalan, la cual opera en varias regiones de Turquía, Irán, Irak y Siria.

Desde que el PKK inició su campaña terrorista en 1984, cerca de 40.000 personas han muerto en Turquía debido a la violencia perpetrada por el grupo, incluyendo la explosión de varios carros bombas, emboscadas contra las fuerzas de seguridad de Turquía, magnicidios y secuestros.

El PKK –catalogado como una organización terrorista por Turquía, EEUU y la UE – resumió su campaña armada contra Turquía en julio del 2015, después de un breve cese al fuego. Desde entonces, el PKK ha sido responsable de la muerte de unas 1,200 personas en Turquía, incluyendo varias mujeres y niños.

Fundado en el 2003, el PYD es el ala siria de la organización terrorista PKK, su actual líder es el sirio Salih Muslim. Aunque el grupo se describe a sí mismo como un partido político kurdo, este cuenta con un número considerable de elementos armados en el norte de Siria -bajo el nombre YPG- y ha sido acusado de llevar a cabo asesinatos, atentados y magnicidios.

El Ministerio del Interior turco afirma que más de 400 civiles, muchos de ellos niños, han muerto a manos de esta organización terrorista.

 

Fuente