Finalizando el año 2018, el Presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, concedió una entrevista especial al periodista español Ignacio Ramonet en el Palacio de Miraflores, sede del Gobierno venezolano en Caracas (capital).

Allí, el Jefe de Estado que asumirá su segundo periodo presidencial (2019-2025)el próximo 10 de enero, se explayó sobre asuntos de política nacional, la marcha de la economía en el marco del Programa de Recuperación, Crecimiento y Prosperidad, y el escenario internacional donde Venezuela afianza nuevas y poderosas alianzas en el mapa multipolar de la geopolítica. El Gobierno venezolano asume la presidencia de la Conferencia de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) este 2019. Desde esta plataforma, seguirá bregando por nuevas nuevas estrategias para la estabilización y aumento del precio del crudo en el mercado internacional, además de impulsar las novedosas transacciones con criptomonedas que permitan contrarrestar sanciones y bloqueos comerciales.

«Hemos emprendido un proceso -y mi gobierno se ha empeñado en ello-, de defensa de los precios internacionales del petróleo. A pesar de que una de las formas de agresión multiforme contra las economías de Rusia, Irán y Venezuela -por mencionar algunos de los grandes exportadores- sea por vía de la manipulación de formas peligrosas de producción, el llamado fracking del petróleo de esquisto, y la especulación financiera en los contratos a futuro, para bajar los precios de modo artificial. Nosotros procuramos y defendemos un precio de equilibrio que favorezca a productores y consumidores. Y seguiremos actuando de esa manera en el marco del acuerdo de países productores miembros de la OPEP y no miembros de la OPEP».

«Venezuela está produciendo menos petróleo del que debería, y esa ha sido una de mis mayores preocupaciones. Lamentablemente se enquistaron en el seno de Petróleos de Venezuela Sociedad Anónima (PDVSA) verdaderas mafias. La maldita corrupción que, como un cáncer, ha minado nuestra fuerza y nos ha impedido aumentar la producción de petróleo. Las hemos enfrentado con ímpetu, con determinación».

«Hemos puesto a la disposición de la Justicia, y están siendo procesados, varios gerentes corruptos y altos funcionarios que traicionaron nuestra confianza, su palabra de honor y su lealtad para convertirse en meros ladrones (…) Estoy seguro de que 2019 será el año de la recuperación en la producción petrolera, con el concurso de la PDVSA honesta y de las empresas privadas que, por vía de la conformación de empresas mixtas y de contratos de servicios, están ya produciendo y acelerando este esfuerzo».

Combate a la corrupción

El año 2018 estuvo marcado por la decidida acción del Ministerio Público encabezado por el Fiscal General, Tarek William Saab, que impulsó el procesamiento de importantes autoridades involucradas en tramas de corrupción y lavado de activos. Recientemente el Presidente Nicolás Maduro anunció la implementación para este año 2019 del Plan Nacional Contra la Corrupción, Contra el Burocratismo y por la Eficiencia, que a través de plataformas tecnológicas en articulación con las fuerzas de seguridad del Estado, el sistema de Justicia y el apoyo del poder popular organizado, buscará prevenir delitos contra el patrimonio público.

«No existe, en la historia de Venezuela, un proceso y un gobierno que hayan combatido la corrupción, en su carácter estructural, con mayor rigor que la Revolución Bolivariana y los gobiernos de Hugo Chávez y míos. No ignoro que uno de los frentes de ataque de nuestros adversarios contra nosotros, consiste en acusarnos de laxismo con respecto a la corrupción. Es absolutamente falso».

«Yo denuncio la corrupción en prácticamente cada uno de mis discursos. Soy el primero en reconocer que hay mucha corrupción, que hay muchos bandidos por ahí, en la función pública, robando, estafando y aprovechándose del pueblo. Lo he denunciado con la mayor severidad de nuevo recientemente, el 20 de diciembre pasado, en el Congreso Bolivariano de los Pueblos donde he propuesto la creación de un Plan de lucha contra la corrupción y el burocratismo. Lo que nunca se había hecho en Venezuela».

«Hemos emprendido, con las herramientas de la Justicia y del Estado, una auténtica cruzada contra la corrupción y contra la indolencia. Y hemos logrado que el Ministerio Público procese y encarcele a decenas y decenas de altos funcionarios y representantes de alto nivel de empresas privadas que deshonraron su juramento de lealtad, honestidad y que violaron las leyes de la República».

«Sólo en el sector del petróleo, por ejemplo, más de cuarenta altos gerentes de PDVSA y de Citgo Petroleum Corporation (CITGO) se hallan en la cárcel por actos de corrupción contra la República. Y hasta un expresidente de PDVSA se encuentra prófugo de la justicia por gravísimos actos de corrupción».

«Dudo que haya gobierno en el mundo que enfrente la corrupción con mayor energía y ahínco que como lo estamos haciendo nosotros (…) una lucha incansable contra la indolencia, la negligencia, la pereza, y sobre todo la corrupción. Le he pedido todo el apoyo en esta cruzada al pueblo. Y cuento con su aliento y su colaboración para que me acompañe. Esta es una causa eminentemente popular, profundamente avalada por la población. La gente sabe que la corrupción es su enemigo, un enemigo en la sombra y un enemigo de la revolución. La vamos a erradicar. Lo lograremos .Venga de donde venga. Caiga quien caiga».

Bloqueo internacional

El asedio internacional contra la economía venezolana dirigido desde los Estados Unidos (EE.UU.) alcanzó uno de sus máximos picos durante el año 2018. Desde la Casa Blanca se intensificó la política de asfixia y guerra económicacontra la nación suramericana que iniciara la gestión del exmandatario Barack Obama.

En la figura del Presidente Donald Trump llegaron nuevas sanciones y bloqueosa los movimientos financieros y transacciones internacionales de Venezuela, imponiendo severas dificultades en la importación de alimentos y medicinas.

«Estamos en mejores condiciones para afrontar la batalla cruenta, durísima, contra las sanciones internacionales que le han hecho perder a Venezuela, por lo menos, sólo durante el año 2018, unos veinte mil millones de dólares. Son pérdidas multimillonarias, colosales. Nos persiguen las cuentas bancarias. Nos impiden las compras de cualquier producto en el mundo: alimentos, medicinas, insumos. Es una persecución salvaje, un acoso criminal».

«Sin hablar del bloqueo financiero. Que es más que un bloqueo, porque un bloqueo, a veces, cuando te quieren bloquear, te ponen una barrera ahí, y ya tú no puedes pasar para acá. Pero es más que un bloqueo lo que nos hacen, es una auténtica persecución. Una persecución de las cuentas bancarias, de los negocios que Venezuela realiza en el mundo, del comercio y de las compras».

«Por ejemplo, Euroclear (uno de los mayores sistemas de compensación y liquidación de valores financieros del mundo) nos secuestró en el año 2018, mil cuatrocientos millones de euros que teníamos ya comprometidos para comprar medicinas, insumos y alimentos. Y nadie responde. Lo hemos denunciado en las Naciones Unidas, ante el Secretario General de la ONU. Lo he denunciado ante los distintos organismos internacionales. Y nadie dice nada».

«Entonces, nosotros tenemos una lucha por liberarnos, por independizarnos de toda esa persecución y de ese bloqueo. Y eso sólo se logra a través de la producción de riquezas. Yo estoy muy empeñado en la elevación de la producción petrolera, en la elevación de la capacidad de Venezuela en su petroquímica, en la producción de oro, de diamantes, de coltán, en la elevación de la producción de hierro, acero, aluminio, etc».

Fake news sobre migración venezolana

Con la intención de justificar una intervención en Venezuela, medios de comunicación hegemónicos buscan constantemente instalar una matriz de opinión sobre una supuesta «crisis humanitaria» con «refugiados» venezolanos que emigran de forma «masiva» a otros países de la región.

Organismos como el Mercado Común del Sur (Mercosur) y la Organización de los Estados Americanos (OEA) han sido parte central de esta campaña como parte de sus intereses injerencistas en la nación caribeña.

«Los propagandistas elaboraban el expediente mentiroso de la ´migración masiva´ y la ´crisis humanitaria´, afirmando cosas francamente absurdas, mentiras flagrantes. Llegaron, por ejemplo, a repetir que, a Ecuador, entraban un millón de venezolanos cada mes. Yo hice un pequeño ejercicio de aritmética: ¿Sabe usted cuantos autobuses se necesitan diariamente para trasladar a esa cantidad de personas a Ecuador? ¡Ochocientos viajes diarios! ¿Usted se imagina ochocientos autobuses ingresando diariamente a Quito? ¿Dónde están las fotografías mostrando ese millón de personas?».

«Resulta increíble que personas pensantes hayan podido creer mentiras de semejante calibre. Pero ese es justamente el propósito de los falsos positivos y de las fake news: sembrar la mentira para que ésta se imponga sobre el razonamiento y la verdad».

«El gobierno de Colombia y su presidente Iván Duque, en un arresto de insólito descaro, están tratando de sacar dinero de la operación. ¡Es increíble! ¿No? Dinero que, seguro, se perderá, se robará. Podría ocuparse, por ejemplo, de los colombianos que viven en Venezuela. ¿Sabía usted que aquí, en nuestra patria, hemos acogido a unos seis millones de hermanas y hermanos de Colombia?. Constituyen el 12% de la población de Colombia pero ¡viven en Venezuela!. Y aquí les hemos brindado seguridad, trabajo, alimentación, educación, atención médica gratuita y sobre todo, paz, hemos garantizado su derecho a la vida digna. Jamás se nos ha ocurrido pedirle un centavo a nadie para atender a los millones de hermanos colombianos, peruanos, ecuatorianos, chilenos, brasileños, españoles, portugueses, italianos, libaneses que llegaron a esta patria venezolana. Aquí los recibimos con los brazos abiertos».

«Toda esa patraña de la ´migración masiva´ ya se les cayó. Se les cayó la careta. Y ha ocurrido algo más insólito. No recuerdo que haya sucedido en otra parte: a mediados de 2018, se empezaron a producir grandes concentraciones de compatriotas nuestros en las puertas de nuestras embajadas y consulados en Perú, Ecuador, Brasil, Colombia, etc. Compatriotas clamando por regresar a Venezuela. Hartos del racismo, de la xenofobia, de las estafas, de la precarización, de la mala vida, del trabajo esclavo. Ahí fue cuando imaginamos el Plan Vuelta a la Patria. Ya van más de diez mil venezolanos que han regresado. Y seguiremos facilitando el retorno de todas y todos quienes deseen hacerlo. Aquí los esperamos para seguir juntos construyendo nuestra patria bonita».

Geopolítica y relaciones internacionales

Durante el 2018 la diplomacia bolivariana consolidó alianzas estratégicas con China, Rusia y Turquía, rompiendo el aislamiento internacional que pretende imponerle a Venezuela la Unión Europea (UE), EE.UU. y sus gobiernos aliados en el continente.

«Con Beijing y Moscú, más que una relación de socios, tenemos una relación de verdadera hermandad entre nuestros gobiernos y nuestros pueblos. Otro tanto ocurre con otros Estados del mundo árabe, musulmán, iraní, africano y del lejano oriente».

«Fui el canciller de Chávez por más de seis años y soy testigo directo de sus desvelos por la edificación de un mundo multipolar y pluricéntrico. En los actuales momentos, de brutal agresión del imperio norteamericano y sus satélites contra nosotros, percibimos los frutos de las relaciones que Chávez supo tejer y elaborar. En este momento, Venezuela preside el Movimiento de Países No Alineados (MNOAL), que es la agrupación de Estados más importante del planeta después de las Naciones Unidas. Estaremos asumiendo la presidencia de la OPEP en Viena».

«En las recientes visitas mías a Rusia y China  llevamos al nivel más alto posible nuestras relaciones económicas, comerciales, políticas, militares y culturales con dos de las principales superpotencias mundiales».

«Con Turquía nos unen igualmente lazos de auténtica amistad, entre el gobierno del Presidente Erdogan y el mío, e incluso (…) existe una verdadera amistad personal entre el líder turco y mi persona. Nunca antes había tenido Venezuela un intercambio económico y comercial tan importante, tan diverso y tan favorable con una gran potencia histórica como Turquía. Hoy, Venezuela no está sola. Al contrario, cada día lucen más aislados nuestros agresores. Mientras son más diversas y más vigorosas nuestras relaciones con el mundo entero».

Fuente