El nuevo ministro de Relaciones Exteriores de Brasil, Ernesto Araújo, dijo el miércoles que su país retomará sus políticas menos globalistas y apoyaría a quienes luchan contra la «tiranía» en Venezuela.

En Naciones Unidas, Brasil ya no servirá a los intereses de organizaciones no gubernamentales internacionales, afirmó en un discurso después de su toma de juramento.

El pasado 11 de diciembre, además, Araújo tuiteó que el nuevo gobierno retirará a Brasil del Pacto Mundial para la Migración, que no es vinculante, «porque la migración no se puede abordar como un asunto mundial sino conforme a la realidad y soberanía de cada país».

Las ideas de Araújo sobre relaciones internacionales representan un abrupto quiebre con las posturas tradicionalmente conciliatorias de Brasil. Araújo dijo que es momento de que los brasileños se concentren en el patriotismo y que se preocupen menos por el orden global.

Fuente