El explorador lunar Chang’e-4 aterrizó a las 10:26 a.m. (02:26 GMT), dijo el jueves la Televisión Central de China.

La sonda lunar china, que incluye un módulo de aterrizaje y un vehículo móvil, fue lanzada el 8 de diciembre por un cohete portador Long March-3B desde el Centro de Lanzamiento de Satélites de Xichang en la provincia de Sichuan, suroeste de China.

La nave espacial se desaceleró y entró en la órbita lunar el 12 de diciembre, completando un paso vital en su camino para hacer el primer aterrizaje suave en el otro lado de la Luna.

El lado opuesto de la Luna no es visible desde la Tierra. Debido al hecho de que el período de rotación de la Luna alrededor de la Tierra y su rotación sobre su eje son idénticos, solo se puede observar un hemisferio de la Luna desde cualquier punto de la Tierra. La primera imagen del mundo del otro lado de la Luna fue capturada el 7 de octubre de 1959, por la estación soviética Luna-3, pero hasta hoy no ha llegado ninguna nave espacial desde la Tierra.

La misión lunar Chang’e-4 de China, que lleva el nombre de la diosa mítica de la Luna, incluye tres etapas: orbitar, aterrizar y regresar a la Tierra. Las primeras y segundas etapas ya se han completado con éxito. La unidad Chang’e-4 consta de una estación lunar y un vehículo lunar.

Al aterrizar en el lado opuesto, la Luna separará la nave espacial de la Tierra, haciendo imposible que la sonda se comunique directamente con nuestro planeta. Es por eso que el satélite de retransmisión especial, llamado Queqiao, será responsable de transmitir las señales entre la estación terrena, y el aterrizaje y el rover Chang’e-4.

Si la misión tiene éxito, los científicos tendrán la oportunidad de explorar el entorno de la Luna, lo que será un gran avance no solo para China, sino para todo el mundo.

Los hemisferios de la Luna se diferencian entre sí de muchas maneras. Actualmente, los científicos tienen poca información sobre las condiciones geológicas y electromagnéticas en su lado oscuro.

Fuente