Temprano en la mañana del jueves 3 de enero, el ejército israelí comenzó a evacuar a los colonos del puesto de avanzada judío de Amona, según i24NEWS.

Según los medios locales, varios cientos de colonos que se habían atrincherado dentro de estructuras improvisadas lanzaron piedras a los oficiales de policía e intentaron impedir la evacuación.

Durante la evacuación, ocho manifestantes resultaron heridos y cinco arrestados, según informes de i24NEWS, citando a la policía.

Todas las víctimas recibieron atención médica, algunas de ellas fueron llevadas al hospital Hadassah Ar a-Tsofim en Jerusalén.

Una operación para desmantelar Amona, autorizada por el Tribunal Superior de Justicia de Israel, comenzó el miércoles. El tribunal dijo que el asentamiento se construyó en tierras palestinas de propiedad privada.

El nuevo asentamiento que Israel está planeando será el primer asentamiento autorizado por el gobierno en Cisjordania que se construirá en aproximadamente 25 años.

Fuente