El portavoz interino del Papa, Alessandro Gisotti, anunció este viernes que el obispo argentino Gustavo Zanchetta está bajo una investigación preliminar por acusaciones de abuso sexual.

El Vaticano explicó en un comunicado que la investigación está en su etapa preliminar y se están recopilando testimonios.

Zanchetta lideró la diócesis de Orán, en la provincia argentina de Salta, al noroeste de Argentina, entre 2013 y 2017, pero renunció en julio de 2017. Seis meses después, el papa Francisco lo nombró líder de la Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica, la oficina que gestiona las propiedades inmobiliarias y financieras del Vaticano en todo el mundo.

Gisotti dijo en el comunicado que las denuncias por abusos sexuales eran desconocidas cuando Zanchetta obtuvo el cargo de manos del papa Francisco. Afirmó que cuando Zanchetta renunció al cargo, se lo acusaba de “autoritarismo”, pero no hubo «ninguna acusación de abuso sexual».

“Las razones de su dimisión tienen que ver con su dificultad de gestionar las relaciones con el clero diocesano, a las relaciones muy tensas con los sacerdotes de su diócesis”, dijo el portavoz.

La recopilación de pruebas ahora está en manos del actual obispo de Orán, Luis Antonio Scozzina, y si la investigación preliminar prospera, el caso podría ser tratado por la comisión especial creada por el papa para examinar posibles casos de pedofilia en la iglesia católica.

Mientras la investigación avanza, Zanchetta será apartado de sus responsabilidades actuales.

Fuente