La Fuerza Aérea de la República Islámica de Irán (IRIAF, por sus siglas en inglés) lanzó dos días de ejercicios militares, en los que participaron bombarderos, aviones no tripulados y misiles, con el objetivo de probar su capacidad para proteger el espacio aéreo del país contra posibles amenazas enemigas.

La octava edición de los ejercicios anuales, apodados Defenders of Velayat Skies, comenzó en la Base Aérea Shahid Babaei en la ciudad central de Isfahan el jueves siguiente a los días de preparativos.

Las maniobras pondrán a prueba a docenas de bombarderos, aviones cazadores e interceptores, así como aeronaves de transporte, reabastecimiento de combustible, reconocimiento y patrullaje, además de vehículos aéreos no tripulados (UAV).

Los juegos de guerra incluirían Sukhoi Su-24, F-4 y F-7 Phantoms, MiG-29, F-14, aviones 707 y 7047 de reabastecimiento de combustible y aviones de transporte Hercules C-130, junto con drones equipados con ataque de precisión. Misiles y bombas inteligentes de largo alcance.

Durante los ejercicios se pondrían a prueba cohetes y bombas de fabricación nacional, así como misiles térmicos y antirradar guiados por láser.

El portavoz de los simulacros, segundo brigadier general Alireza Angizeh, dijo que además de Shahid Babai, otras bases aéreas de todo el país contribuirían a las maniobras.

En el curso de los simulacros, las fuerzas aéreas iraníes practicarán disparos aire-aire y disparos contra objetivos aéreos, así como el uso de bombas inteligentes, indígenas y mejoradas, agregó.

En los últimos años, Irán ha logrado importantes avances en su sector de defensa y ha logrado la autosuficiencia en la producción de equipos y equipos militares a pesar de las sanciones y presiones económicas en el país.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ;