El popular alcalde de la ciudad portuaria polaca de Gdansk murió este lunes tras ser acuchillado en un evento de caridad la víspera por un exconvicto que irrumpió en el escenario y dijo que lo hacía en venganza contra un partido político al que su víctima perteneció.

Pawel Adamowicz, de 53 años, murió a consecuencia de heridas en el corazón y el abdomen pese a todos los esfuerzos por salvarlo, que incluyeron una operación de cinco horas y transfusiones, anunció el ministro de salud, Lukasz Szumowski.

«La lucha por su vida ha acabado”, dijo Szumowski.

El asesinato de Adamowicz, un alcalde de seis términos que a menudo se relacionaba con los ciudadanos de su ciudad, sacudió Polonia.

Incluso antes de que se anunciase su muerte, se planearon marchas contra la violencia en diversos lugares de Polonia para la noche. En Gdansk, la bandera de la ciudad estaba izada a media asta y se planeaba una misa más tarde en el día.

El partido gobernante Ley y Justicia, de derecha, enfrentaba este lunes acusaciones de sus críticos de que una atmósfera de odio contra Adamowicz y otros oponentes liberales ayudó a instigar el ataque.

Funcionarios del gobierno parecieron estar respondiendo a la acusación, criticando enérgicamente el ataque y resaltando que el perpetrador de 27 años tenía un historial de robos violentos y posiblemente enfermedad mental.

La televisora polaca TVN dijo que el agresor gritó desde el escenario que había sido encarcelado por error durante el gobierno nacional previo encabezado por Plataforma Cívica, partido al que solía pertenecer el alcalde. El sospechoso fue arrestado.

Imágenes de TVN muestran al perpetrador, justo después del ataque, gritando que su nombre es Stefan y que “estuve en la cárcel pero soy inocente… Plataforma Cívica me torturó. Por eso es que Adamowicz acaba de morir”.

Fuente