“Creo que los estadounidenses dejarán algún contingente en esas bases del norte, incluso después de la retirada de las tropas”, anunciada en diciembre por el presidente de Estados Unidos (EE.UU.), Donald Trump, dijo el lunes a la agencia rusa Sputnik, Mahmud Afandi un representante de la oposición de Siria en la plataforma de Astaná, los diálogos en pro de la paz siria.

Afandi, en este sentido, explicó que la retirada de Washington de sus bases en las ciudades de Kobani, Ramilan y Sarrin, todas situadas cerca de la frontera de Turquía, “complicará la situación” en Siria, pues surge esta pregunta: “¿A quién van a entregar esas bases, a Turquía o a los kurdos?”.

“Darlas [bases militares] a Turquía significa básicamente entregarlas a la oposición armada —que cuenta con el apoyo de Ankara— y, por lo tanto, provocar un enfrentamiento con Rusia. Darlas a los kurdos provocaría un enfrentamiento con Turquía (…) Nada de esto parece factible”, señaló.

EE.UU. ha apoyado y armado durante años a las milicias kurdas, a las que considera aliadas sobre el terreno en Siria, a pesar de las críticas de Ankara, su aliado en la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), que ha lanzado hasta ahora dos ofensivas en el norte sirio para eliminar a los kurdos.

El diario turco Hurriyet reportó la semana pasada que el Gobierno turco ha pedido a Washington que entregue sus 22 bases militares en Siria a Ankara o que las destruya, subrayando que no aceptaría que las instalaciones militares de EE.UU. acaben en las manos de la milicia kurda Unidades de Protección Popular (YPG, por sus siglas en kurdo), catalogada por los turcos como terrorista.

Poco antes, el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Bolton, había añadido una condición al repliegue de Estados Unidos, reclamando que Turquía debería aceptar proteger al aliado kurdo de Washington, la milicia YPG.

En esta misma línea, Trump ha destacado este mismo lunes la importancia para Estados Unidos de que Turquía no maltrate a los kurdos ni otras fuerzas democráticas sirias. Al respecto el mandatario estadounidense amenazó el domingo con “devastar económicamente” a Turquía si éste ataca a las milicias kurdas en Siria.

Turquía, no obstante, ha ignorado las amenazas de Washington y ha asegurado que seguirá combatiendo contra las milicias kurdas aliadas de Washington, destacando que no ve “ninguna diferencia” entre los extremistas takfiríes del EIIL (Daesh, en árabe) y las YPG.

Fuente