Militantes talibanes mataron a más de 100 miembros de las fuerzas de seguridad afganas en un ataque a un complejo militar en la provincia central de Maidan Wardak, informó Reuters citando una fuente en el ejército.

«Tenemos información de que 126 personas murieron en la explosión dentro del centro de entrenamiento militar», dijo un funcionario a Reuters. El gobierno dijo anteriormente que 12 personas habían muerto, pero se negó a hacer más comentarios.

Un terrorista suicida talibán condujo un coche bomba a la base después de un tiroteo entre los militantes y las fuerzas de seguridad, informó el periódico Pajhwok News de Afganistán. El ataque tuvo lugar poco después de las 8 am hora local del lunes.

El portavoz talibán Zabihullah Mujahid se responsabilizó del ataque, y también afirmó en Twitter que el vehículo cargado de explosivos destruyó «toda la base» y atrapó a las personas bajo los escombros.

Las imágenes de video, supuestamente de las secuelas, muestran que los edificios en el complejo se derrumbaron y se carbonizaron.

El presidente de los Estados Unidos, Trump, anunció un retiro parcial de las fuerzas estadounidenses de Afganistán el mes pasado, que tendrá lugar en un plazo indeterminado. Las fuerzas estadounidenses han estado luchando contra los talibanes en Afganistán desde 2001, y el conflicto se ha inclinado a favor de los militantes en los últimos meses.

El grupo controla o influye en alrededor de la mitad de los distritos del país, y ese número fluctúa mes a mes. El comandante de la OTAN en Afganistán, el general Austin Scott Miller, dijo a fines del año pasado que es probable que los talibanes no sean derrotados y que el país necesita una «solución política».

Mientras tanto, los militantes talibanes han continuado su campaña de ataques y atentados suicidas con bombas contra las fuerzas del gobierno de Estados Unidos y Afganistán. Un coche bomba de los talibanes atacó el domingo a un convoy que transportaba al gobernador de la provincia de Logar, matando a ocho oficiales de seguridad, pero dejando al gobernador ileso.

Una semana antes, otro coche bomba mató al menos a cuatro personas e hirió a 90 en Kabul. A principios de mes, más de 30 fuerzas y civiles afganos murieron en redadas coordinadas en la provincia noroccidental de Badghis y en un atentado en un mercado en la provincia de Paktika.

Los talibanes rechazaron las conversaciones de paz con los Estados Unidos a principios de este mes, negándose a incluir al gobierno afgano, al que llaman gobierno «títere» en las discusiones. Sin embargo, horas después del ataque de Maidan Wardak el lunes, los militantes anunciaron en Twitter que las conversaciones con los funcionarios estadounidenses en Qatar se habían reiniciado.

Fuente