Estados Unidos interroga a funcionarios consulares que han trabajado en la embajada de Ecuador en Londres, sobre el caso de Julián Assange.

Oficialmente la Cancillería del Ecuador conjuntamente con la Fiscalía General, informan que se ha implementado una asistencia penal internacional, solicitada por Estados Unidos, para interrogar a diplomáticos, y personal administrativo de la embajada de Ecuador en Londres, para este experto en derecho penal lo primero que se debió hacer es notificar a la defensa de Julián Assange sobre esta diligencia, al tratarse de su caso.

Ante el secretismo de las interrogaciones, la defensa de Assange interpuso este escrito, a la Fiscalía General, para que le sea notificado este procedimiento, sin obtener respuesta, lo que para expertos en derechos humanos, es un atentado.

Para un jurista el principio universal de la contradicción se ha vulnerado, más aún cuando se desconoce si los interrogatorios fueron hechos en Quito o en Londres.

Para otro analista internacional, se ha revelado con claridad el interés de penalizar y sancionar en Estados Unidos a Assange, por sus publicaciones en Wikileaks.

Incluso, las diversas voces sostienen que no importarán los procedimientos en su afán persecutorio, la defensa de Assange exige que se revele, de que delito lo acusan.

Pese a las aclaraciones oficiales de la Fiscalía y la Cancillería del Ecuador, el portal Wikileaks ha publicado, que son investigadores estadounidenses los que realizan estos interrogatorios, a los funcionarios consulares ecuatorianos.

FUente