Se desplegó un avión de combate Sukhoi Su-27 ruso para interceptar un avión no identificado que se dirigía hacia la frontera rusa. El intruso potencial resultó ser un jet Gulfstream que recopilaba información para los militares suecos.

El avión espía sueco apagó su transpondedor mientras realizaba una misión en el Mar Báltico, informó el jueves el Ministerio de Defensa ruso.

Un video publicado por el Ministerio de Defensa muestra que el Su-27 se acerca al Gulfstream para su identificación, y lo sigue durante un tiempo hasta que el avión sueco cambia de rumbo y se va. El encuentro ocurrió en el espacio aéreo neutral.

Fuente