El multimillonario liberal y renombrado entrometido político George Soros ha calificado al líder chino Xi Jinping como «el oponente más peligroso de las sociedades abiertas». China dice que es una gran distorsión que ni siquiera es digna de ser refutada.

Hablando en el foro económico de Davos en Suiza, Soros atacó el sistema de «crédito social» y los avances tecnológicos de China, diciendo que la inteligencia artificial y el aprendizaje automático, que «están en manos de regímenes represivos» son un «peligro mortal que enfrentan las sociedades abiertas».

«China no es el único régimen autoritario en el mundo, pero es sin duda el más rico, más fuerte y más desarrollado en aprendizaje mecánico e inteligencia artificial», dijo Soros, conocido por usar su dinero para organizar y apoyar movimientos contra los gobiernos que considera opresivo.

La «principal fuente de esperanza» contra Xi son los chinos, cuyas aspiraciones, según Soros, son claramente distintas de las del régimen.

Lee mas
La «persona del año» de Soros en efecto: en 2018 los globalistas empujaron la paciencia de los pueblos hasta el límite La persona del año de Soros de hecho: en 2018 los globalistas empujaron la paciencia de los pueblos hasta el límite
Pekín rechazó el ataque de Soros.

«Es obvio quién está abriendo puertas y construyendo caminos y quién está cerrando puertas y construyendo muros. «Las declaraciones de ciertas personas, que retratan al negro como blanco y distorsionan los hechos, son completamente inútiles y no merecen ni siquiera una refutación», dijo el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Hua Chunying.

«Esperamos que el estadounidense relevante pueda corregir su actitud, no ser miope y tener una opinión objetiva, racional y correcta sobre el desarrollo de China», agregó Hua.

El multimillonario de los fondos de cobertura Soros dirige Open Society Foundations (OSF), una vasta red de donaciones con el objetivo declarado de hacer que los gobiernos estén abiertos a la participación y rindan cuentas a la gente.

Las controvertidas empresas políticas de Soros incluyen ataques contra el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, donaciones para campañas que promueven un segundo referéndum Brexit en el Reino Unido y ayuda en las revoluciones ucranianas en 2004 y 2014, entre otros. Esto le ha valido la adoración de los liberales de todo el mundo y consiguió la prohibición de la OSF en Hungría y Turquía. También está en la lista de organizaciones «indeseables» en Rusia.

Trump y sus partidarios han acusado al multimillonario de financiar protestas contra el presidente de Estados Unidos, acusaciones que han sido calificadas de teorías de conspiración y antisemitas.

Soros, la «persona del año» del Financial Times para 2018, también está en desacuerdo con Facebook y Google. Llamó a los gigantes tecnológicos una «amenaza» durante su discurso en Davos el año pasado.

Fuente