El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, decidió expulsar a un grupo internacional de observadores encargado de salvaguardar a los palestinos en la ciudad de al-Khalil (Hebrón), en la Cisjordania ocupada, afirmando que la misión está trabajando contra Israel.

Netanyahu anunció en una declaración el lunes que el mandato de la Presencia Internacional Temporal en Hebrón (al-Khalil) no se ampliaría, diciendo: «No permitiremos la continuación de una fuerza internacional que actúe contra nosotros».

El premier israelí no dio más detalles sobre la supuesta mala conducta de TIPH, ni especificó una fecha para expulsar a la misión internacional.

TIPH es un grupo internacional de observadores civiles que, de acuerdo con su mandato, «ayuda a monitorear y reportar los esfuerzos para mantener una vida normal en la ciudad de Hebrón, creando así una sensación de seguridad entre los palestinos en Hebrón».

También informa sobre presuntos abusos de derechos humanos y violaciones de acuerdos en la ciudad entre Israel y los palestinos. Los observadores de TIPH provienen de Noruega, Dinamarca, Suecia, Suiza, Italia y Turquía.
La misión se desplegó en al-Khalil tras un acuerdo alcanzado entre Israel y la Autoridad Palestina (PA) en 1994, cuando un colono israelí mató a 29 fieles palestinos en la Mezquita Ibrahimi, que es venerada por judíos, cristianos y musulmanes.

El grupo no comenzó su trabajo en la ciudad hasta 1998, después de que los militares israelíes se negaran a abandonar Al-Khalil tras el establecimiento de un asentamiento ilegal israelí en el corazón de la ciudad.

El mandato de TIPH se renueva cada seis meses. Su último mandato finalizará el 31 de enero.

La decisión de Netanyahu «inaceptable»

Los palestinos han denunciado la decisión de Netanyahu de expulsar al grupo de monitoreo como «inaceptable».

La decisión «significa que ha abandonado la implementación de los acuerdos firmados bajo los auspicios internacionales y ha renunciado a sus obligaciones en virtud de estos acuerdos, que se rechazan y son inaceptables», dijo el lunes el portavoz del presidente palestino, Mahmoud Abbas, Nabil Abu Rudeineh.

El funcionario pidió además a «los países que patrocinan este acuerdo que adopten una postura clara» contra el plan de Israel y que «actúen de inmediato para presionar» al régimen para que respete el derecho internacional.

Esto es una prueba para la comunidad internacional de que Israel no respeta las resoluciones y acuerdos internacionales, agregó.

«Israel ha hecho la vida intolerable para los palestinos»

Mientras tanto, el importante grupo israelí de derechos humanos B’Tselem dijo que Tel Aviv «ha impuesto segregación física y legal entre los cientos de colonos y los miles de residentes palestinos» en al-Khalil.

«Esto, junto con la violencia de los colonos» y las fuerzas israelíes, «ha hecho la vida intolerable para los palestinos, lo que lleva a un éxodo masivo y la ruina económica del área del centro», dijo el grupo.

Desde su despliegue, TIPH ha «observado (d) e informar (ed) sobre el incumplimiento de los acuerdos (y) violaciones del derecho internacional humanitario y el derecho internacional de los derechos humanos», dijo B’Tselem.

En diciembre, el diario israelí Haaretz informó que una investigación del TIPH de «40,000 informes de incidentes» mostró que Israel había violado la ley internacional al restringir los movimientos palestinos en la ciudad.,

Más de medio millón de israelíes viven en más de 120 asentamientos construidos desde la ocupación israelí de los territorios palestinos de Cisjordania en 1967. Esto es mientras que gran parte de la comunidad internacional considera a las unidades de colonos ilegales y sujetas a los Convenios de Ginebra, que prohíben la construcción en tierra ocupada

También el lunes, Netanyahu visitó Gush Etzion, una serie de asentamientos y puestos de avanzada en el sur de Cisjordania, prometiendo continuar su apoyo a los colonos israelíes que viven allí.

«Ellos nos quieren desarraigar desde aquí. Ellos no lo harán «, dijo Netanyahu.

Fuente