La Fuerza Real de Defensa de Bahamas informó este domingo  que al menos 28 haitianos perdieron la vida y 17 lograron salvarse luego de que un barco naufragara cerca del norte del archipiélago del Abaco. La embarcación intentaba ingresar de forma ilegal en el territorio atlántico de Bahamas. Se trata de la última tragedia de este tipo que afecta a quienes intentan abandonar el país más pobre de América.

«Hasta el momento, un total de 17 personas han sido rescatadas con vida y 28 cuerpos han sido recuperados de las aguas”, informaron los cuerpos de rescate, tras dos días de operaciones que han incluido la presencia de buzos tácticos. La tragedia quedó al descubierto cuando varios vecinos reportaron la presencia de cuatro cadáveres en la costa cerca del Cayo Man-O-War.

La alerta movilizó tanto a la guardia costera de Estados Unidos como a la Fuerza Real de Defensa de Bahamas, además de otros cuerpos de seguridad y rescate, a través de mar y aire. Los primeros 15 sobrevivientes y 13 cuerpos fueron encontrados el sábado. Otras dos personas vivas pudieron ser rescatadas el domingo, jornada en la que también fue encontrado el barco en el fondo del mar, con 15 cuerpos en su interior.

Las autoridades explicaron que el número de fallecidos puede seguir aumentando, pues las operaciones siguen en marcha. Los rescatados fueron ingresados en el hospital Marsh para ser sometidos a una evaluación médica y, luego, serán entregados a las autoridades de inmigración. Este barco es el sexto que ha sido descubierto o interceptado desde comienzos de año, en un visible incremento del número de personas que intenta desesperadamente abandonar Haití.

El pasado 4 de enero un total de cincuenta y cuatro inmigrantes haitianos fueron detenidos en el mismo archipiélago de Abacos cuando intentaban entrar de forma ilegal en el territorio atlántico de Bahamas. Otros 124 habían sido detenidos en aguas cercanas a Nueva Providencia el pasado 30 de diciembre y 16 más el primer día de enero en la misma isla, donde se ubica la capital, Nassau.

A través de Twiter, la embajada de Estados Unidos en Haití calificó al barco hundido como un transporte que traficaba personas. «Ningún viaje vale tanto como para arriesgar la vida. Por favor, familias y comunidades: la migración ilegal y el tráfico son peligrosos y suelen terminar en una tragedia”, dice el tuit.

Fuente