En una misión que tendrá inicialmente tres meses de duración, un total de 3.750 soldados de Estados Unidos serán enviados adicionalmente a la frontera con México, anunció este domingo  el Departamento de Estado. De acuerdo con la versión entregada por las autoridades, los militares construirán unos 240 kilómetros de alambrada y darán apoyo logístico, como trabajos mecánicos en los vehículos, a los agentes fronterizos.

El anuncio coincide con las declaraciones entregadas el jueves 31 de enero por la Secretaria de Defensa, Pat Shanahan, quien dijo que la nueva fase de despliegue militar sería más extensa y con mayor cantidad de efectivos. Según el anuncio de este domingo, la misión de vigilancia móvil se extenderá inicialmente hasta el 30 de septiembre.

De esta manera, con los nuevos militares, el número total de soldados en la frontera sur de Estados Unidos llegará hasta 4.350, según datos entregados por el Pentágono por medio de un comunicado. Si bien la misión durará tres meses, el Gobierno «continuará evaluando la composición de la fuerza necesaria para cumplir con la misión de proteger y asegurar la frontera sur», detalló un portavoz.

Críticas transversales

Según el citado portavoz, los militares tendrán dos misiones principales: operar cámaras de vigilancia en los estados de Arizona, California, Nuevo México y Texas hasta el 30 de septiembre, así como levantar 240 kilómetros adicionales de alambradas de concertina, un tipo de valla que puede incluir púas o cuchillas. Una ley estadounidense de 1878 prohíbe usar a los soldados para tareas de seguridad y orden público a nivel nacional, por lo que las unidades no podrán detener a inmigrantes que eventualmente crucen de forma ilegal la frontera.

Las críticas por este despliegue no se han dejado esperar, y miembros del Parlamento se han preguntado si este tipo de trabajo no distrae a las Fuerzas Armadas de misiones como entrenarse o combatir el extremismo. Incluso los republicanos tienen reticencias. «¿Qué impacto tiene en la capacidad de reacción el envío de varios miles de soldados a la frontera sur?”, se preguntó Adam Smith, jefe del Comité de Servicios Armados de la Cámara.

 

 

FUente