En una entrevista concedida el domingo a la cadena estadounidense CBS News, Trump volvió a amenazar con intervenir militarmente en Venezuela y repitió que no piensa dialogar con el Gobierno de Caracas, presidido por Nicolás Maduro.

En reacción a dichas declaraciones, el canciller venezolano, Jorge Arreaza, denunció que “Donald Trump confirma que está al frente del golpe de Estado, vuelve a amenazar con el uso de fuerza militar, violando la Carta de Naciones Unidas”.

Tanto la oposición venezolana como Juan Guaidó, jefe de la Asamblea Nacional (AN) del país —declarada en desacato en 2016—, están controlados por el inquilino de la Casa Blanca, añade Arreaza en el mensaje difundido la misma jornada en su cuenta en la red social Twitter.

Les advierte, sin embargo, que “¡No se equivoquen!”, pues el pueblo venezolano ha sido forjado por líderes de la independencia de América Latina: Simón Bolívar y Antonio José de Sucre, entre otros.

El golpista Guaidó se autoproclamó el pasado 23 de enero “presidente encargado” de Venezuela y se comprometió a establecer “un Gobierno de transición” y a convocar nuevas elecciones presidenciales en el país suramericano.

Con parte del respaldo omnímodo estadounidense al golpismo en Venezuela, la Administración de Trump ha manifestado que baraja varias opciones y revelado que pretende cortar las fuentes de ingresos del Gobierno de Venezuela y desviarlas a los golpistas.

Maduro, ante el posicionamiento y las amenazas de EE.UU., responde que su país está preparado para defenderse y hacer frente a una eventual intervención militar extranjera, y asegura que “nunca se rendirá ni entregará Venezuela” al imperio.

Las autoridades venezolanas han indicado en reiteradas ocasiones que el motivo “oculto” del posicionamiento estadounidense es el “deseo de apoderarse de los ricos recursos naturales de Venezuela”.

 

Fuente