El jefe de la Red Siria de Derechos Humanos (SNHR, por sus siglas en inglés), Ahmad Kazem, tras hacer este martes el anuncio, ha precisado que los terroristas realizaron el traslado con vehículos de los llamados cascos blancos.

Añade que los cascos blancos colocaron cámaras en varios hospitales para grabar posibles víctimas civiles de un ataque con cloro.

De acuerdo con Kazem, se supone que los contenedores de cloro serán utilizados contra los civiles en Jan Sheijun, en la provincia noroccidental de Idlib, u otras regiones de Siria.

EE.UU. y sus aliados han acusado en varias ocasiones al Gobierno de Siria de preparar un ataque químico en Idlib, acusación que Damasco rechazó tajantemente.

Tanto Siria como Rusia han presentado varias pruebas de que los terroristas y los cascos blancos cooperan en la preparación de ataques químicos en suelo sirio con el fin de incriminar al Gobierno sirio y justificar así una intervención extranjera en el país árabe.

 

Fuente