Uno de cada cinco niños en el mundo vive con condiciones de pobreza extrema y el 45% del total de la infancia padece pobreza, indica un informe conjunto publicado este miércoles por el Fondo de la ONU para la Infancia (Unicef) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Los organismos de la ONU resaltaron la gravedad de estas cifras y explicaron que una infancia protegida es vital para el desarrollo de un país a corto y a largo plazo.

Una de las formas de hacerle frente a la pobreza y la vulnerabilidad socio-económica de los menores, añade el estudio, son los sistemas de protección social.

“Las cifras indican que apenas el 35% de los niños recibe algún tipo de protección social con grandes disparidades regionales. Por ejemplo, en Europa y Asia Central, el 87% de los menores están protegidos. En América, el porcentaje se reduce a 66, en Asia y el Pacífico a 28 y en África a 16”, indicó la ONU en un comunicado.

El informe resalta una tendencia positiva que han registrado en los últimos años los programas de transferencias de efectivo que impactan directamente la alimentación, salud y educación de los niños, pero aclara que estas iniciativas no solucionan los problemas por sí solas, sino que deben ser parte de una política amplia de protección social a los niños y las familias.

Las agencias de la ONU hicieron una serie de recomendaciones para proteger a los niños y niñas de una mejor manera. Sugiere expandir rápidamente los beneficios para los niños y las familias, garantizar que las prestaciones para los niños y las familias sean parte de un sistema de protección social, así como institucionalizar el monitoreo y análisis de la protección social a la infancia.

 

Fuente