La policía francesa fue vista deteniendo y arrastrando a los manifestantes en las calles de París el martes mientras se reanudaban las manifestaciones sindicalistas, que exigían salarios más altos y reformas al sistema tributario.

A pesar de que el gobierno francés suspendió los aumentos de impuestos y anunció aumentos en el salario mínimo, las protestas han continuado, muchas de ellas bajo el nombre de «Chaleco Amarillo».

Más de 2,000 personas han sido arrestadas desde que comenzaron las manifestaciones y al menos 10 murieron, principalmente debido a colisiones entre manifestantes y vehículos.

Fuente