Los programas de becas para quienes estudian maestrías y doctorados pueden frenar la fuga de cerebros en México, dijo hoy el presidente Andrés Manuel López Obrador.

En respuesta a dos niños periodistas que participaron en la conferencia de prensa matutina en el Palacio Nacional, el mandatario dijo que el Gobierno da todo su apoyo a esos jóvenes, a sus investigaciones, a los estudios científicos y a la búsqueda de innovaciones.

La idea es estimularlos y contrarrestar las acciones que los incitan a abandonar el país, bloquear de esa manera la fuga de cerebros y crearles posibilidades amplias para que puedan aportar sus conocimientos al desarollo de México.

Es un esfuerzo que estamos haciendo, por ejemplo, la directora del Consejo Nacional de Ciencia y Técnica (María Elena Álvarez-Buylla Roces) es una científica. Antes era un profesional no especializado, a veces incluso hasta un político que no sabía nada de nada.

La nueva directora, a la cual no conocía, fue premio nacional de ciencias en el 2017, y fue becaria de los grados superiores y, por lo tanto, sabe muy bien lo que se requiere para apoyar talentos, a jóvenes que están estudiando y que merecen respaldo.

Así estamos procediendo en todo, con el Instituto de las Comunicaciones, con el de las Competencias.

Creamos un equipo calificador que examina las propuestas, les da a los aspirantes una calificación, sin conocerlos, por sus expedientes y resultados académicos, se hace un proceso de selección a los que sacan los primeros lugares y se hacen las propuestas.

Eso antes no se hacía así, se designaban a dedo a esas autoridades, pero ya eso cambió también, y todo eso ayuda a evitar la fuga de cerebros.

En el caso de la tecnología de las comunicaciones y la información ahora las cosas están cambiado porque necesitamos crear una plataforma tecnológica propia. Trabajamos en eso porque la realidad es que se contratan servicios y se paga por ello muchísimo dinero.

Por eso no funciona el sistema y estamos también resolviendo eso. El Banco de México, por ejemplo, no tiene sistema propio, lo renta y no captan claro el asunto. Hay contratos en general que pagan miles de millones de pesos para los sistemas de información.

Son contratos que dejaron firmados otros gobiernos, y buscamos ahora la manera de resolver ese problema. Hay un equipo que trabaja para establecer un sistema informativo propio desde el gobierno y hacia afuera para eliminar esos contratos de tanto derroche y elevar el nivel de confianza.

Fuente