El líder opositor de Venezuela, Juan Guaido, dice que no descarta la posibilidad de una intervención militar estadounidense en Venezuela como parte de los esfuerzos para derrocar al presidente Nicolás Maduro.

En una entrevista exclusiva con AFP el viernes, el autoproclamado presidente «interino» respaldado por Estados Unidos dijo que no descartaría la posibilidad de autorizar una intervención militar estadounidense para ayudar a expulsar a Maduro del poder y aliviar una crisis humanitaria, afirmando que buscó establecer un «gobierno de transición» y celebrar «elecciones libres» en el país.

El jefe de la Asamblea Nacional de Venezuela dijo que haría «todo lo que sea necesario … para salvar vidas humanas» y describió la intervención de Estados Unidos como «un tema muy controvertido».

La figura de la oposición de 35 años pidió al ejército venezolano que permitiera que la ayuda humanitaria, que actualmente se encuentra en un almacén en la frontera con Colombia, ingrese al país.

Maduro había denunciado la ayuda más temprano ese día como un espectáculo «fabricado por Washington» para justificar la intervención y prometió bloquear los cargos.

«El paquete es muy bueno por fuera: ayuda humanitaria. Pero por dentro trae el veneno de la humillación», dijo Maduro. «Intenta encubrir cuál es el mayor delito cometido, el delito de robo de recursos mediante el bloqueo y las sanciones del gobierno de los Estados Unidos a Venezuela».

El presidente venezolano también prometió «derrotar el intento de golpe de Estados Unidos» y dijo que los venezolanos están unidos ante los intentos estadounidenses de socavar la soberanía del país

En la entrevista, Guaido pidió a sus partidarios que se quedaran en las calles y protestaran hasta que el «usurpador» Maduro permita que el convoy con ayuda enviada por Estados Unidos cruce a Venezuela.

El líder de la oposición también rechazó la oferta de conversaciones del gobierno venezolano y dijo que no estaba dispuesto a «participar en diálogos falsos».

El ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela, Jorge Arreaza, dijo un día antes que Caracas estaba lista para sentarse en la mesa de negociaciones con la oposición «dentro de los próximos 15 días» y resolver la crisis política en el país sudamericano.

El ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela, Jorge Arreaza, dijo que Caracas está lista para sentarse en la mesa de negociaciones con la oposición «dentro de los próximos 15 días».

Estados Unidos espera deserciones militares

Mientras tanto, un alto funcionario de la Casa Blanca reveló el viernes que Estados Unidos mantenía comunicaciones directas con el personal militar de Venezuela, instándolos a abandonar al presidente Maduro.

El funcionario, que habló bajo condición de anonimato, dijo a Reuters que la administración estadounidense había pedido a los miembros del ejército venezolano que cambiaran su lealtad a cambio de un alivio de sanciones o que enfrentarían sanciones más fuertes.

El funcionario se negó a proporcionar detalles sobre el nivel de las conversaciones, pero dijo que son «muy, muy limitados».

La medida se produce cuando los miembros del ejército de Venezuela han expresado ampliamente su lealtad al presidente Maduro, diciendo que darán sus vidas para defender su tierra natal.

Venezuela ha estado en una agitación política en las últimas dos semanas, con la oposición culpando al presidente Maduro del país por una economía enfermiza, hiperinflación, cortes de energía y escasez de artículos básicos, instándole a renunciar.

Maduro ha acusado a Washington de librar una guerra económica contra Caracas e imponer sanciones a su gobierno.

La crisis política se agudizó en el país sudamericano el 23 de enero, cuando el opositor Juan Guaido, un legislador que dirige la difunta Asamblea Nacional, se proclamó a sí mismo «presidente interino» hasta las nuevas elecciones y acusó al gobierno de Maduro de ser ilegítimo.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, lo reconoció oficialmente como tal y anunció sanciones a la industria petrolera de Venezuela.

Además de los Estados Unidos, otras potencias occidentales importantes como el Reino Unido, Francia, España y Alemania han reconocido a Guaido como «presidente interino».

Rusia, China, Turquía e Irán son algunos de los países que han apoyado a Maduro.

China pide un arreglo pacífico

En una declaración emitida el viernes por la noche, el Ministerio de Relaciones Exteriores de China dijo que Venezuela debería resolver su crisis política a través de conversaciones pacíficas y que Beijing apoyó los esfuerzos de la comunidad internacional en este sentido.

El ministerio dijo que China apoyó los esfuerzos de la comunidad internacional en la solución pacífica del problema de Venezuela y expresó su esperanza de que todas las partes sigan desempeñando un papel constructivo.

«Los asuntos de Venezuela deben ser resueltos por su gente en el marco de la constitución y la ley a través de un diálogo pacífico y canales políticos», dijo la declaración. «Sólo de esta manera puede Venezuela lograr una estabilidad duradera».

En una reunión en la capital uruguaya de Montevideo esta semana, el Grupo Internacional de Contacto (GCI), que incluye a países europeos y latinoamericanos, también declaró que todas las partes debían encontrar una salida «pacífica y democrática» de la situación «sin el uso de la fuerza.»

Fuente