EE.UU. no parece renunciar a sus planes injerencistas en Venezuela. Considera hambriento a su pueblo y le envía una supuesta ayuda humanitaria. Los primeros camiones ya están en Colombia.

Las reacciones no tardan en aparecer. El Gobierno venezolano lo califica de un “show”. Dice que detrás del envío de estos camiones, hay un plan oscuro del intervencionismo.

En una rueda de prensa en Caracas (capital), el presidente venezolano, Nicolás Maduro, dijo que el pueblo revolucionario de Venezuela no es mendigo ni necesita este regalo podrido de bombas.

Asimismo, expresó su voluntad para dialogar con la oposición dentro del marco de la Constitución. Pero el líder opositor ni siquiera piensa en esa opción. Lo que si tiene en mente es una intervención militar estadounidense a su favor. Pues no lo ha descartado al ser cuestionado una vez más.

Este viernes, el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela instó a la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) a tomar decisiones concretas ante acciones golpistas del autoproclamado presidente interino del país, Juan Guaidó. Declaró nulos los nombramientos de representantes diplomáticos del opositor.

 

Fuente