El presidente de Venezuela Nicolás Maduro, respondió preguntas de la prensa internacional este viernes desde el Palacio de Miraflores, mientras la “ayuda humanitaria” enviada por Estados Unidos está en la ciudad colombiana fronteriza de Cúcuta.

Maduro dijo que su país no necesita ninguna “ayuda humanitaria” y la calificó como “venenosa”, argumentando que sólo busca “humillar a Venezuela”.

Uno de los periodistas presentes insistió al preguntar por las necesidades de los venezolanos, pero Maduro argumentó que se quería “dibujar una caricatura de un país en crisis humanitaria y en dictadura”.

Maduro ironizó diciendo que mientras quienes querían sacarlo del cargo ofrecían ayudas humanitarias por un lado, bloqueaban al país por el otro.

“La realidad es que no hay ninguna ayuda, es un mensaje de humillación. Si quisieran ayudar deberían quitar el bloqueo económico que nos roba 10 mil millones de dólares. Con esos 10 mil millones le garantizamos al pueblo ampliamente sus necesidades sin ser mendigos de nadie”.

Frente a la pregunta de si se intentara entregar la “ayuda humanitaria” sin su autorización, el presidente venezolano dijo que no permitirá que se viole la soberanía del país.

“Actuaremos legal y correctamente”, dijo Maduro.

Lo de Guaidó es “una payasada”

Maduro calificó la autoproclamación de Guaidó como presidente interino y los apoyos que le han dado para un “Gobierno de transición” como “una payasada”.

Dijo que si realmente fuera un presidente interino, ya habría convocado elecciones porque la Constitución da un plazo de 30 días, “pero la derecha dice que tomará doce meses”.

Según Maduro “están manipulando la Constitución”.

Deserciones en el chavismo y Hezbolá

Al ser preguntado por las recientes deserciones de algunos funcionarios y militares, el presidente sostuvo: “Que se vaya quien quiera. Así somos más libres. El que no tenga la convicción de patria, que se vaya”.

De otro lado, frente a las afirmaciones del secretario de Estado de los EEUU, Mike Pompeo, en las que aseguraba tener pruebas de células activas de Hezbolá en Venezuela, Maduro dijo que Washington “saca un viejo recurso de la campaña mediática contra Venezuela”.

Explicó que Hezbolá era un partido político legítimo del Líbano pero que su gobierno no tiene relaciones con ellos, aunque aclaró que los libaneses que viven en el país “tienen libertad política y de pensamiento”.

“Venezuela es un país pacifista antiterrorista. Estamos en contra de todas las formas de terrorismo. Terrorismo de Estado como el de Estados Unidos o contra cualquier terrorismo”, dijo Maduro luego de recordar las acciones de los norteamericanos en Oriente Medio.

“Debe acabarse el imperio estadounidense y que surja una gran nación con su cultura. Nosotros amamos al pueblo estadounidense y algún día surgirá una gran nación que respete al mundo”.

«Tenemos Plan B, C, D, E, F… alfa y omega»

El presidente venezolano se mostró optimista cuando se le formularon preguntas sobre el bloqueo y las sanciones económicas.

“Estamos dando una batalla por la defensa del dinero y las cuentas bancarias del país en el exterior. Es una batalla dura, difícil”.

Sin embargo auguró que este será “un buen año económico”, después de explicar que Venezuela tiene un modelo sustentable de desarrollo de la minería que “va muy bien”.

“Vamos a triplicar la producción de oro y Venezuela tiene todo el derecho internacional de producir”.

Con respecto a las dificultades que atraviesa el sector petrolero en el país, Maduro dijo: “Tenemos plan B, C, D, E, F… alfa y omega, porque a nosotros no nos van a bloquear nuestra industria petrolera”.

Maduro resaltó la resiliencia de su Gobierno: “Somos buenos para las dificultades, suficiente mercado hay en el mundo para el petróleo que Venezuela produce”.

Llamado a la sensatez

El presidente venezolano finalizó la rueda de prensa haciendo un llamado a la sensatez.

“Sigo haciendo un llamado a esa oposición política a un poco de sensatez, racionalidad y valentía. Den un paso al frente y dejen de hacerle daño al país”, pidió Maduro.

“Están en el lugar equivocado de la historia. Están en un callejón sin salida”, dijo.

 

Fuente