El director regional de Unicef en Oriente Medio y Norte de África, Geert Cappelaere, denunció el sábado el asesinato, a manos de militares israelíes, de dos jóvenes palestinos —de 14 y 18 años— en las protestas de las Marchas del Retorno en la asediada Franja de Gaza.

“Este es otro recordatorio de la violencia significativa que los niños continúan soportando en el Estado de Palestina”, lamentó Cappelaere en un comunicado difundido en la página web del organismo.

El funcionario de Unicef avisó, además, que, durante años, los niños en los territorios ocupados han sido blanco no solo de sufrimiento físico, sino también de emocional.

Ante esta coyuntura, el organismo pro derechos humanos exigió al régimen de Tel Aviv que cese la violencia contra los menores palestinos.

“Los niños son niños. Deben estar protegidos en todo momento. Los niños nunca deben ser un objetivo. Tampoco deben verse expuestos a ninguna forma de violencia, por ninguna parte”, indicó.

Conforme a un reciente informe de la Asociación Internacional de Defensa de los Niños, las fuerzas de guerra del régimen de Israel han asesinado a al menos 2000 niños palestinos desde el comienzo de la Segunda Intifada de Al-Quds (Jerusalén) en septiembre de 2000.

Ante la brutalidad protagonizada por las fuerzas israelíes, sindicatos, asociaciones y 40 abogados palestinos, que representan a la sociedad civil, han presentado en varias ocasiones recursos penales ante los tribunales internacionales para proteger la integridad de los niños en Palestina.

 

Fuente