El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, anunció el lunes que convocará a empresas privadas propietarias de gasoductos para conciliar los contratos que han causado daños al país.

Dijo que esto tiene que ver con el plan para fortalecer la Comisión Federal de Electricidad (CFE, por sus siglas en inglés) y corregir los problemas con la contratación privada.

El Presidente, durante su habitual conferencia de prensa matutina en el Palacio Nacional dedicado al tema energético, también insistió en la necesidad de activar la central eléctrica de Morelos con la que se iluminará todo el estado y donde se rechazará la puesta en marcha de la central.

López Obrador explicó que durante el período neoliberal, los gobiernos de varios presidentes dieron una parte importante del mercado energético nacional a las empresas privadas en lugar de mejorar las estatales, y hemos empeorado esta situación con saldos negativos.

En resumen, dijo, las compañías en particular abastecen el mercado a precios muy altos, convirtiéndose en México uno de los países que paga energía eléctrica más cara, por encima de los Estados Unidos, por ejemplo, que no lo hizo.

Denunció que se han hecho negocios rentables bajo la protección del poder público, contratos injustos para favorecer a compañías particulares y lo peor es que muchos ex presidentes y funcionarios de los gobiernos que aprobaron esos acuerdos cuando terminaron sus mandatos, se convirtieron en ejecutivos de esas compañías.

Por lo tanto, buscamos lograr, dentro de la ley, una reestructuración de acuerdos y compromisos de manera voluntaria para que podamos concluir conjuntamente nuevos acuerdos y realizar pactos sin aumentar los precios de la energía.

Fuente