Es un instrumento de competencia desleal, o, hablando más fuertemente, deshonesta, ya que los estadounidenses lo usan para desplazar de los mercados no solo a nosotros, sino también a los europeos”, precisó el vicecanciller ruso en declaraciones a la agencia local Sputnik, publicadas el sábado.

Sin embargo, Pankin rechazó que las sanciones estadounidenses hayan causado graves daños a la económica rusa. “Sería poco razonable decir que las sanciones no causan ningún daño en absoluto; lo cierto es que el daño no es grave y las sanciones no logran alcanzar los fines declarados”, recalcó.

Las relaciones entre Moscú y Washington sufren serias tensiones por diversos asuntos, entre ellos figuran Crimea y el conflicto en el este de Ucrania, dos asuntos por el que Washington ya ha impuesto varias rondas de sanciones económicas a Rusia.

Mientras, Rusia, que rechaza las acusaciones e insiste en que acciones de este tipo son contraproducentes, ha respondido con medidas punitivas a los sancionadores.

En cuanto al proceso de desdolarización en Rusia, Pankin dijo que es una respuesta a la política de sanciones de EE.UU. y no significa que el país renuncie totalmente al dólar en los pagos, declaró. “Desde luego se descarta la desdolarización total”, precisó.

No obstante, adujo, varios países comienzan a considerar la posibilidad de renunciar al dólar, puesto que la política económica de EE.UU. que “está bajo la fuerte influencia del proteccionismo” crea serios riesgos.

 

Fuente