El gobierno japonés creó un cuartel de respuesta a la crisis el lunes después de que un barco patrullero chino ingresara a las aguas territoriales japonesas junto a las disputadas islas en el Mar de China Oriental, informó la emisora ​​NHK.

Cuatro corbetas chinas se acercaron a las aguas territoriales de Japón, mientras que una de ellas cruzó la zona japonesa cerca de las disputadas islas Senkaku, según la emisora ​​NHK.

La sede de respuesta a la crisis recopilará información sobre el incidente y supervisará la situación, agregó el medio.

Tokio y Beijing han estado involucrados durante mucho tiempo en una disputa territorial sobre las disputadas islas Senkaku, a las que China refiere como las islas Diaoyu, que están ubicadas junto a importantes rutas marítimas, y potencialmente grandes campos de petróleo y gas. Japón afirma que ha poseído las islas desde 1895, mientras que Beijing recuerda que los mapas japoneses realizados en 1783 y 1785 representaban a las islas como pertenecientes a China. Después de la Segunda Guerra Mundial, las islas fueron controladas por los Estados Unidos hasta que Washington las devolvió a Japón en 1972. Taiwán y China continental todavía creen que Tokio mantiene el control sobre las islas ilegalmente.

La disputa del archipiélago de Senkaku se intensificó en 2012, cuando el gobierno japonés compró tres de las cinco islas a un propietario privado japonés.

En mayo de 2018, China y Japón acordaron lanzar un mecanismo, que contemplaba el establecimiento de una línea de comunicaciones que se utilizaría para evitar posibles choques armados entre los aviones y los buques de guerra de los dos estados en el Mar de China Oriental.