Los Estados Unidos continúan ejerciendo presión sobre Venezuela en medio de la actual crisis política que se libra en el país. Washington ha bloqueado todos los activos de la compañía petrolera estatal PDVSA, diciendo que solo levantará las sanciones una vez que Caracas transfiera el control sobre la compañía a la oposición.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, solicitó a la OPEP que denuncie las sanciones de Estados Unidos a Venezuela, informó Reuters, citando su carta.

«Nuestro país espera recibir la solidaridad y el apoyo total de los países miembros de la OPEP y su Conferencia ministerial, en la lucha que estamos teniendo actualmente contra la intrusión ilegal y arbitraria de Estados Unidos en los asuntos internos de Venezuela», escribió Maduro.

Busco «su firme apoyo y colaboración para denunciar conjuntamente y enfrentar este despojo descarado de … activos importantes de uno de los miembros de la OPEP», dice la carta.

En la carta, le pidió a la OPEP que determinara posibles soluciones basadas en «el impacto que esta acción tiene en el mercado mundial de la energía y el riesgo que representa para los otros países … de esta organización».

Anteriormente, Estados Unidos bloqueó todos los activos que pertenecían a la empresa petrolera estatal PDVSA de Venezuela en su jurisdicción e impuso una prohibición de comerciar con la empresa.

Antes de las sanciones, las refinerías estadounidenses habían comprado un promedio de 500,000 barriles de petróleo crudo venezolano por día.

Fuente