La embajadora de Venezuela en Serbia, Diya Nader El-Andari, explica que luego de las elecciones del año pasado y de la reunión de Santo Domingo en República Dominicana, la oposición no quiso firmar un acuerdo por una llamada recibida desde Colombia,y los planes que llevaron a cabo a partir de este momento contra el Presidente Maduro,los 2 militares de alto rango detenidos confesaron todo y el seguimiento y »nacimiento» del impostor Guaido

La embajadora venezolana en Serbia, Diya Nader de El-Andari,dijo que El impostor opositor Guaido no intenta llegar al poder legalmente, porque en este caso tendría que respetar la constitución del país y es absolutamente imposible permitir que EE. UU. Controle el estado y los recursos naturales. En una conferencia en Belgrado sobre la situación en América Latina.

Según ella, el objetivo de la tensa situación actual es provocar una guerra civil y un atentado contra los recursos naturales de Venezuela.

«Quieren hacer lo que ellos mismos llaman ‘caos controlado’, como hicieron en Irak, Libia, y fueron derrotados en Siria», dijo el diplomático.

«Pusieron su títere a Juan Guaido, todos vimos qué tipo de hombre de es . Pero no tuvieron éxito. No funcionó para llevar la discordia al ejército nacional bolivariano», dijo de el-Andari y agregó que el presidente Nicolás Maduro, probablemente podría incluirse en el Libro Guinness de los Récords como el líder que más a menudo pedía una solución pacífica y un diálogo.

El abogado serbio Goran Petroniyevich, sobre el ejemplo de Venezuela, habló sobre la situación del derecho internacional. Según él, ahora es lo mismo que hablar de ley romana: es un hecho histórico, pero esencialmente muerto.

«Fue asesinado y reemplazado por la fuerza», explicó el abogado.

«Estados Unidos comenzó el tercer conflicto mundial y continúa al menos 30 puntos en nuestro planeta. Ahora existe la amenaza de que el territorio de Venezuela sea un nuevo punto: un país soberano, libre y amante de la libertad. Son estos países los que más interfieren con él», dijo Petronievich.

Fuente