Las familias y los clanes de Raqqa y Deir Ezzor continuaron el sábado con su protesta contra Estados Unidos, las tropas de ocupación francesas, pidiéndoles que abandonen Siria y detengan la intervención extranjera en los asuntos internos del país.

Cientos de las dos ciudades sirias marcharon en reuniones populares, condenando la ocupación de Estados Unidos y las agresiones lanzadas por la coalición liderada por Estados Unidos y Francia contra civiles.

Quemaron las banderas de Estados Unidos y Francia y pidieron la entrada del ejército sirio en las regiones de Deir Ezzor y Raqqa y liberarlos del terrorismo y la ocupación.

Los ciudadanos sirios afirmaron su determinación de resistir la ocupación estadounidense y todas las tropas extranjeras que existen en Siria de manera ilegítima.

Fuente