En una entrevista con la BBC el martes, el presidente venezolano, Nicolás Maduro, se centró en una serie de cuestiones apremiantes relacionadas con la crisis política en curso en el país latinoamericano, incluidas sus reservas de oro, la oposición y la posición de los Estados Unidos.

Hablando ante la BBC, el presidente venezolano Nicolás Maduro expresó específicamente la esperanza de que su país «no sea robado del oro que legalmente pertenece al banco central de Venezuela» y que el derecho internacional «se respetará y prevalecerá».

Maduro sugirió que «más o menos 80 toneladas» de oro de Venezuela podrían congelarse en el Banco de Inglaterra.

Cuando se le preguntó qué le diría al primer ministro del Reino Unido, Theresa May, dijo que no había tenido «mucha relación» con ella, pero si tenía la oportunidad, le diría que «ella debería abrir los oídos y ver La agresión y no ser socios en el crimen en lo que podría ser una invasión, una guerra en América Latina «.

«El grupo extremista que está en la Casa Blanca está dispuesto a hacer cualquier cosa, y en nombre de Venezuela, le digo, mire la realidad», agregó Maduro, advirtiendo sobre «un grave riesgo para la paz en América Latina y el Caribe. «.

Instó al Reino Unido y otros países europeos a «proponer un diálogo respetuoso entre los venezolanos».

«Estoy enviando un mensaje más allá de la Sra. May a la gente del Reino Unido, la gente de Inglaterra, a toda la gente del Reino Unido, para tener solidaridad con nosotros y apoyar la paz, y para hacer cumplir la canción de John Lennon, Give Peace Una oportunidad. Dale una oportunidad a la paz y da una oportunidad a la verdad en Venezuela, ese sería mi llamado «, señaló Maduro.

A fines de enero, el líder de la oposición venezolana, Juan Guaido, pidió al primer ministro May y al gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, que no devolvieran lingotes de oro al gobierno del presidente Nicolás Maduro.

Esto siguió al informe de Bloomberg de que el Banco de Inglaterra se había negado a retirar las reservas de oro de Venezuela, por un valor de $ 1,2 mil millones, siguiendo la solicitud del presidente Nicolas Maduro.

Estados Unidos libra una ‘guerra política’ contra Venezuela

Por separado en la entrevista, afirmó que solo 10 en lugar de 50 países habían reconocido al líder opositor venezolano Juan Guaido como presidente interino del país, en lo que describió como un «escenario de golpe de estado proveniente de la Casa Blanca».

Él criticó los intentos de Washington de «imponer a Venezuela un gobierno que nadie ha elegido, un gobierno que se declaró en una plaza pública, absolutamente inconstitucional e irregular».

«Los extremistas de la Casa Blanca se han comprometido a llevar a cabo un golpe de estado en Venezuela. Y lo hemos rechazado y el mundo entero lo ha rechazado. Ahora, una campaña occidental continúa apresuradamente, diría de una manera malvada». . [El presidente de los Estados Unidos] La política de Donald Trump continúa «, subrayó Maduro.

Señaló con el dedo lo que describió como el imperio de los Estados Unidos, que según Maduro está librando una «guerra política» contra Venezuela, que representa «los intereses de la extrema derecha que hoy gobierna».

Según él, Trump está involucrado en «políticas ilegales completamente extremistas que violan la carta de las Naciones Unidas», y ya han fracasado.

Cuando el líder de la mayoría del parlamento venezolano, Guaido, se proclamó a sí mismo presidente interino de Venezuela el 23 de enero, Maduro lo llamó un «títere» estadounidense y acusó a Washington, que ha declarado que tiene todas las opciones sobre la mesa con respecto a una respuesta a la crisis venezolana. Organizar un golpe de Estado en el país latinoamericano.

Europa debe seguir un camino de respeto

Cuando se le pidió que comentara sobre el hecho de que varios estados miembros de la UE están cuestionando su presidencia, Maduro expresó su pesar por el hecho de que algunos gobiernos europeos que, según él, fueron presionados por Donald Trump, están detrás de él «en una política completamente ilegal que no tiene ninguna razón para estar» .

Dijo que sigue esperando «más» de los países europeos, incluidos aquellos que «han ido en la dirección equivocada» y aquellos que siguen una política de esperar y ver.

«Espero que nos escuchen. Sólo escuchan, como les dije, una versión. Las declaraciones y las comunicaciones de la Unión Europea son una reproducción completa de lo que ha dicho la extrema derecha venezolana. No puede ser, «Enfatizó Maduro, instando a Europa a» seguir el camino del respeto «.

A principios de febrero, el ministro de Relaciones Exteriores español, Josep Borrell, dijo que la UE, particularmente España, rechaza categóricamente una intervención militar en Venezuela como una opción para resolver la crisis en el país latinoamericano.

España, así como Austria, Dinamarca, Finlandia, Francia, Alemania, Letonia, Lituania, los Países Bajos, Portugal y el Reino Unido habían reconocido previamente a Juan Guaido, el líder de la Asamblea Nacional venezolana controlada por la oposición, como presidente interino de Venezuela.

Fuente