La declaración se produce después de que el embajador del líder de la oposición venezolana, Juan Guaido, en los Estados Unidos, Carlos Vecchio, dijo a los legisladores estadounidenses que necesitan intensificar la presión sobre Caracas.

Según el Representante Especial de los Estados Unidos para Venezuela, Elliott Abrams, resolver la crisis política del país solo será posible después de la renuncia de Nicolás Maduro.

También prometió visitar la región, pero no especificó cuándo exactamente.

«Habrá algunos viajes, pero nada que anunciar en este momento», dijo Abrams en el marco de la Conferencia Mundial sobre la Crisis Humanitaria en Venezuela. «Ciertamente estaré viajando pero no tengo nada que anunciar».

Cuando se le preguntó si planeaba tener contacto con funcionarios rusos para hablar sobre Venezuela, Abrams dijo: «Cuando haga planes, los anunciaremos».

«Pero nada que decir en este momento», dijo el enviado a Sputnik en Washington, al margen de una conferencia de ayuda para Venezuela.

El gobierno de Estados Unidos incautó miles de millones de dólares en activos petroleros venezolanos después de que el líder opositor Juan Guaido se proclamara presidente interino del país el 23 de enero, impugnando la reelección de Maduro, que tuvo lugar el año pasado. Fue reconocido por Washington y sus aliados, sin embargo, Rusia, China, México, Turquía, Uruguay y varios otros estados reafirmaron su apoyo a Maduro como el único presidente legítimo de Venezuela.

Fuente