«Esa ayuda humanitaria viene contaminada y envenenada, es cancerígena, así lo han mostrado distintos estudios científicos de comida desechada de Estados Unidos, que busca a través de químicos envenenar a nuestra población», ha sostenido Rodríguez al término de una reunión de trabajo con gobernadores chavistas con vistas a definir una agenda para la producción de alimentos.

La vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez, ha reiterado así este miércoles unas acusaciones que ya dijo ayer, en pleno debate sobre el envío de asistencia al país por parte de los estados que han reconocido a Juan Guaidó como presidente interino venezolano. Ayer fue incluso más alarmista: «Debe llamarnos a la alerta, a la alarma (…), podríamos decir que son armas biológicas lo que pretenden con esa ayuda humanitaria».

La vicepresidenta Venezolana se ha referido hoy a un estudio realizado por el Centro Nacional para la Información Biotecnológica (NCBI), adscrito a la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, según el cual las comidas deshidratadas como las que ha enviado Washington a Colombia para hacerlas llegar a Venezuela presentan dióxido de azufre, lo cual puede provocar dolores de estómago, erupciones en la piel y ataques de asma en quienes lo padecen.

Asimismo, se detectó también rastros de acrilamida, una sustancia que causa de daños neurológicos entre trabajadores que usan polímeros de acrilamida. Rodríguez ha denunciado que el Gobierno está siendo objeto de un «ataque despiadado» por parte de «Estados Unidos y sus gobiernos satélites» que está impidiendo la llegada de alimentos al país en la que trabaja el Gobierno venezolano. «Nosotros sabemos que detrás de esa supuesta ayuda humanitaria está la intención de intervenir a Venezuela», ha insistido la vicepresidenta, en declaraciones recogidas por la agencia estatal AVN.

Fuente