El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, instó a los aliados europeos de Washington a retirarse del acuerdo nuclear con Irán y los acusó de intentar romper las sanciones de Estados Unidos contra Teherán.

Hablando el jueves durante una cumbre anti iraní organizada por los Estados Unidos en Varsovia, Pence dijo que un plan establecido por la UE para facilitar el comercio con Irán era un esfuerzo para debilitar las sanciones de Estados Unidos contra la República Islámica.

«Lamentablemente, algunos de nuestros principales socios europeos no han sido tan cooperativos. De hecho, han liderado los esfuerzos para crear mecanismos para romper nuestras sanciones», dijo Pence.

«Es un paso poco aconsejable que solo fortalecerá a Irán, debilitará a la UE y creará aún más distancia entre Europa y Estados Unidos», dijo.

«Ha llegado el momento de que nuestros socios europeos se retiren del acuerdo nuclear de Irán y se unan a nosotros mientras ejercemos presión económica y diplomática», agregó.

Las duras críticas amenazaron con dañar aún más los lazos entre Estados Unidos y Europa que ya están muy tensos por numerosos temas, incluido el enfoque de Irán en la conferencia de Varsovia.

A la conferencia en la capital polaca asistieron más de 60 naciones, pero las principales potencias europeas como Alemania, Francia y Gran Bretaña se han negado a enviar a sus principales diplomáticos.

La UE ha expresado repetidamente su apoyo al acuerdo nuclear desde que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, declaró que Estados Unidos se retiraría.

El ministro de Relaciones Exteriores iraní, Mohammad Javad Zarif, describió la conferencia de dos días sobre Irán y Oriente Medio como «muerta a su llegada».

El máximo diplomático de Irán dijo que ni siquiera Washington creía que el evento brindara a los 60 países participantes la oportunidad de intercambiar sus opiniones sobre esos temas.

Estados Unidos ha decidido comenzar el evento a pesar de que gran parte de su agenda sigue siendo vaga debido a las profundas divisiones entre los aliados sobre la extrema hostilidad de la administración Trump hacia Irán.

Debido a la reticencia europea a asistir a una conferencia centrada solo en Irán, el secretario de Estado de EE. UU., Mike Pompeo, y otros funcionarios estadounidenses intentaron ampliar el alcance para incluir otros temas de Medio Oriente, incluidos los conflictos en Siria y Yemen.

«Ningún país dominará la discusión hoy, ni ningún tema dominará nuestras conversaciones», dijo Pompeo durante la apertura de la conferencia, a la que también asistió el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ; ;