Cuba denunció este jueves lo que denominó una escalada de las presiones de Estados Unidos para preparar una acción militar contra Venezuela y manifestó su «invariable» solidaridad con el presidente Nicolás Maduro, un fuerte aliado de La Habana en la región.

Una declaración del Gobierno de Cuba, publicada en los medios estatales, advirtió de una «aventura militar» de Washington en Venezuela disfrazada de «intervención humanitaria» y urgió a la comunidad internacional a movilizarse para impedir que se consume.

«Es evidente que Estados Unidos prepara el terreno para establecer por la fuerza ‘un corredor humanitario’ bajo ‘protección internacional’, invocar la ‘obligación de proteger’ a los civiles y aplicar ‘todas las medidas necesarias'», señaló el texto publicado en el diario Granma, del Partido Comunista.

La Habana agregó que era preciso recordar conductas similares que fueron adoptados por Estados Unidos «en el preludio de las guerras que lanzó contra Yugoslavia, Irak y Libia, al precio de inmensas pérdidas de vidas humanas y de enormes sufrimientos».

El presidente de Colombia, Iván Duque, dijo en Washington que no se trata de una intervención militar sino de una movilización humanitaria para llevar alimentos y medicinas a las personas que sufren los «horrores de la dictadura».

En la ciudad colombiana de Cúcuta se organizó un centro de acopio de alimentos y medicinas para enviar a Venezuela.

El Gobierno de Cuba dijo, sin más detalles, que entre el 6 y el 10 de febrero de este año, se han realizado vuelos de aviones de transporte militar hacia Puerto Rico, la Base Aérea de San Isidro, en República Dominicana y otras islas del Caribe estratégicamente ubicadas, «seguramente sin conocimiento de los gobiernos de esas naciones».

Venezuela, que sufre una recesión económica con hiperinflación, ha quedado sumida en una crisis política después de el Congreso dominado por la oposición calificó el mes pasado a Maduro de «usurpador» del cargo al ser reelegido en comicios considerados una «farsa» por críticos y parte de la comunidad internacional.

Fuente