El presidente Trump atacó al ex director interino del FBI, Andrew McCabe, luego de que McCabe dijo que investigó a Trump por la preocupación de que el caso podría «desaparecer». McCabe también reveló los planes del Departamento de Justicia de destituir a Trump de su cargo.

«El deshonrado director interino del FBI, Andrew McCabe, pretende ser un» pobre pequeño ángel «cuando en realidad fue una gran parte del torpe escándalo de Hillary y el engaño de Rusia», escribió Trump el miércoles. «McCabe es una vergüenza para el FBI y una vergüenza para nuestro país. ¡HACER AMÉRICA DE NUEVO!

Trump salvó a McCabe por su manejo de la investigación «Russiagate», calificada de «caza de brujas» por el presidente. Un informe del Inspector General del Departamento de Justicia el año pasado encontró que el FBI actuó de manera incorrecta durante la investigación. McCabe, de acuerdo con los mensajes de texto examinados por el IG, discutió el desarrollo de una «póliza de seguro» contra Trump con otros dos empleados del FBI en 2016.

Trump describió el mensaje en ese momento como «traición» y dijo que dejó al descubierto un complot del FBI para trabajar en su contra una vez elegido.

El presidente también acusó a McCabe de darle «un pase a Hillary», luego de que la agencia despejó a Hillary Clinton de haber cometido un delito en su investigación sobre el uso indebido de su correo electrónico, supervisado por McCabe.

En su campaña de 2015 para el Senado del estado de Virginia, la esposa de McCabe, Jill, recibió donaciones de Terry McAuliffe, un prominente demócrata de Virginia «con vínculos de larga data con Bill y Hillary Clinton». Fundación, para desviar la atención de sus propios lazos con la familia Clinton y rechazar la narrativa de que, por lo tanto, era imparcial.

Aunque hace referencia a eventos antiguos, el último ataque de Trump contra McCabe se produce cuando el antiguo FBI # 2 se embarca en una gira para promocionar su nuevo libro. Titulado «La amenaza», el libro es un apasionado de la agencia de tres letras y una diatriba contra Trump.

En una entrevista con CBS, McCabe dijo que el despido de Trump del entonces director del FBI, James Comey, en 2017, hizo que McCabe iniciara una investigación sobre Trump lo más rápido posible.

«Estaba muy preocupado de poder poner el caso de Rusia en un terreno absolutamente sólido, de manera indeleble», dijo McCabe a Scott Pelley, de CBS, en una entrevista que se emitirá el domingo. «Eso fue lo que eliminé rápidamente, o reasigné o despedí, de que el caso no podía cerrarse o desaparecer en la noche sin dejar rastro».

McCabe no explicó las razones de la agencia para abrir la investigación, más allá de los rumores sin fundamento de «colusión». No presentó ninguna evidencia nueva para respaldar la acusación a menudo repetida pero aún no probada.

Usando un alambre
En cambio, el propio Trump parecía ser el problema. Pelley dijo que McCabe describió el pánico en la sede del FBI luego del despido de Comey, ya que «los niveles más altos de las fuerzas de seguridad estadounidenses intentaban averiguar qué hacer con el presidente».

Entre las ideas circuladas se encontraba que el Vice Fiscal General Rod Rosenstein usaría un cable para registrar a escondidas al presidente, reuniendo evidencia de que no era apto para el cargo, y provocando su eventual remoción bajo la 25ta Enmienda. El New York Times informó sobre este plan el año pasado, citando a un miembro anónimo del gabinete, pero Rosenstein descartó la historia como falsa.

Ahora, McCabe le dijo a Pelley que el plan era real. A Rosenstein se le ocurrió la idea y «fue tan serio que se lo llevó a los abogados del FBI para discutirlo», dijo Pelley.

La investigación de McCabe fue entregada al abogado especial Robert Mueller ocho días después del despido de Comey y ha estado en curso desde entonces. Más de un año después, la investigación no ha encontrado ninguna evidencia de colusión entre la campaña de Trump y Rusia y, según informes, está cerca de concluir.

El mismo McCabe fue despedido por el entonces fiscal general Jeff Sessions en marzo pasado, después de que el informe del Inspector General concluyera que mintió a los agentes del FBI sobre sus revelaciones a la prensa sobre la investigación de la Fundación Clinton.

Fuente