“Hicimos un trato con Rusia sobre los S-400. Por lo tanto, descartamos dar un paso atrás. El asunto está zanjado”, ha declarado este sábado el mandatario turco, según recoge el diario local Hurriyet.

En declaraciones ofrecidas a los periodistas en la ciudad rusa de Sochi, Erdogan ha resaltado, además, que Ankara y Moscú están trabajando para el despliegue de los S-400 en Turquía este julio, según lo acordado.

Entre tanto, el jefe de Estado turco ha señalado que Ankara permanece abierta también a la compra de sistemas de misiles antiaéreos Patriot de EE.UU., pero con la condición de que “sirvan a los intereses de Turquía”.

El martes, la embajadora estadounidense en la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), Kay Bailey Hutchison, advirtió que los sistemas S-400 rusos serán incompatibles con los sistemas de defensa de EE.UU. y sus aliados occidentales, e instó a Turquía a cancelar el acuerdo que tiene con Moscú para la compra de S-400.

La Administración del presidente estadounidense, Donald Trump, ya amenazó en 2018 a Turquía con que si compraba los S-400 rusos le impondría sanciones y detendría la entrega de cazas F-35 en el marco de la denominada Ley para Contrarrestar a los Adversarios a través de Sanciones (CAATSA, por sus siglas en inglés).

Por su parte, Turquía afirma que las amenazas de EE.UU. están fuera de lugar, pues Ankara intentó a lo largo de toda una década adquirir los sistemas antimisiles Patriot, pero Washington no atendió siquiera su propuesta, denuncia.

 

Fuente