Una delegación del Parlamento Europeo arribó al aeropuerto internacional Simón Bolívar de Maiquetía, estado Vargas (norte), cerca las 18:00 GMT, y su vocero, el eurodiputado Esteban González Pons, aseguró que se les impidió el ingreso a Venezuela y se les notificó que serían deportados.

«En este momento estamos siendo expulsados de Venezuela nos han retenido los pasaportes, no nos han comunicado la razón de la expulsión, ni tenemos ningún documento que justifique el por qué», contó Pons a través de un vídeo publicado en la red social Twitter.

Pons, primero del Grupo del Partido Popular Europeo y portavoz de la delegación española del Partido Popular, estaba acompañado por los eurodiputados Paulo Rangel, Esther de Lange, José Ignacio Salafranca, Gabriel Mato y Juan Salafranca.

El parlamentario europeo destacó que la delegación visitó Venezuela con una invitación especial del Parlamento.

«Veníamos a Venezuela con una invitación especial de la Asamblea Nacional venezolana, que es un órgano reconocido internacionalmente, y reconocido incluso por el propio (Nicolás) Maduro», añadió.

En el vídeo colgado en la red social Twitter, Pons se refería a Guaidó como «presidente interino de Venezuela».

El canciller de Venezuela, Jorge Arreaza, aseguró que el Gobierno notificó por vías diplomáticas y con antelación, que no permitiría el acceso de la delegación del Parlamento Europeo a su nación, por considerar que la visita tenía «fines conspirativos».

«Por vías oficiales diplomáticas, las autoridades del Gobierno Bolivariano de Venezuela le notificaron hace varios días al grupo de eurodiputados que pretendía visitar el país con fines conspirativos, que no serían admitidos y se les instó a desistir y evitar así otra provocación», escribió Arreaza en su cuenta de Twitter.

El ministro de Exteriores indicó que el Gobierno encabezado por el presidente Nicolás Maduro no permitirá «acciones injerencistas».

«El Gobierno Constitucional de la República Bolivariana de Venezuela no permitirá que la extrema derecha europea perturbe la paz y estabilidad del país con otra de sus groseras acciones injerencistas», agregó en la referida red social.

​El 21 de enero la Eurocámara aprobó una resolución en la que reconoce al opositor Juan Guaidó como ‘presidente interino legítimo de Venezuela’.

El Parlamento Europeo además llamó al servicio diplomático de la Unión Europea (UE) y a los países participantes a aprobar una resolución igual.

El 23 de enero, Guaidó, que ocupa el cargo de presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, se autoproclamó «presidente encargado» del país.

Por su parte, el presidente Nicolás Maduro, quien asumió el segundo mandato el 10 de enero, calificó la declaración de Guaidó como un intento de golpe de Estado y responsabilizó a EEUU de haberlo orquestado.

Varios países del continente americano, con EEUU a la cabeza, desconocieron a Maduro y expresaron su apoyo a Guaidó; México y Uruguay se abstuvieron de hacerlo, ofreciéndose a mediar en una solución política de la crisis; y Rusia, China, Cuba, Bolivia, Irán y Turquía, entre otros, reafirmaron su respaldo al actual Gobierno venezolano.

Fuente