El gabinete israelí ha anunciado este domingo la aprobación de la llamada ley de deducciones para retener 138 millones de dólares de los impuestos y aranceles recaudados para la ANP que se paga a presos, antiguos presos y a las familias de las víctimas palestinas por la violencia israelí.

El gabinete del régimen de Tel Aviv dice que en 2018 la ANP abonó 123 millones de euro en estos conceptos y por ello han aprobado retener esta cantidad en los impuestos que cobra Israel en nombre de la ANP. Israel ha alegado que los pagos alientan aún más “la violencia” de los palestinos.

La Autoridad Palestina ha repudiado en un comunicado publicado este mismo domingo la decisión israelí diciendo que esta medida deniega los derechos legales de los presos palestinos.

“Cualquier deducción de estos ingresos no es más que una continuación de la piratería israelí contra miles de millones de dólares que Israel ha robado”, hizo saber la ANP. La Autoridad Palestina afirmó que los impuestos y aranceles recaudados por Israel no solo pertenecen a presos sino además al público palestino.

La retención de impuestos y aranceles recaudados para ANP es otro intento del régimen israelí para privar tanto a los presos como el pueblo palestinos de sus derechos más simples y básicos.

Los militares israelíes han atacado en reiteradas ocasiones a los familiares encarcelados palestinos, han destruido sus casas, también de las familias de los mártires.

 

Fuente